67.790 aspirantes para las 2.013 plazas en la mayor convocatoria de empleo del Sespa

Las categorías con mayor demanda son las de auxiliar administrativo y celador. Los primeros exámenes, en febrero, serán los de matrona

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

La mayor oferta pública de empleo (OPE) en la historia de la sanidad asturiana será también de las más disputadas. Difícil lo tendrán los aspirantes a conseguir una plaza en propiedad como auxiliar administrativo o celador, las dos categorías profesionales que concentran la mayor demanda de las seis cuyas pruebas se celebrarán entre los meses de febrero y mayo del próximo año. En total, son 2.013 las plazas en juego. Una vez cerrado el plazo de inscripción, la Consejería de Sanidad ha contabilizado 67.790 solicitudes, lo que arroja una media de 33 aspirantes para cada plaza.

Es, como queda dicho, una media. Porque, analizados los datos relativos a cada categoría, se comprueba que por cada una de las 232 plazas que se sacarán a concurso-oposición de auxiliar administrativo hay 89 aspirantes (20.704 en total). Y en el caso de los celadores -hay 399 plazas- cada puesto tiene 71 candidatos (28.330 en total).

La principal bolsa de trabajo, sin embargo, la ofrece la categoría de auxiliar de enfermería. Hay 799 plazas disponibles y se han presentado 11.109 solicitudes, lo que arroja una proporción de casi catorce aspirantes por puesto. Le sigue, en volumen, la oferta de enfermería. 6.069 aspirantes se han inscrito para participar en unas pruebas en las que se ponen en juego 499 plazas y que, además, serán las que cierren el calendario de exámenes, el próximo 12 de mayo. Por cada puesto hay doce inscritos.

Las abrirán las de matrona, en las que se pondrán en juego 23 plazas a las que aspiran un total de 272 enfermeros. Es decir, hay once candidatos para cada puesto.

Por último, las 61 plazas de fisioterapeuta que se sacan a concurso-oposición tienen un total de 1.306 candidatos. Esa cifra supone 21 aspirantes por plaza.

Las pruebas tendrán dos fases: oposición y concurso. La primera, obligatoria y eliminatoria, consistirá en un cuestionario escrito tipo test, en el que la mayoría de las cuestiones estarán relacionadas con el temario de la convocatoria. Para cada pregunta se propondrán cuatro respuestas, aunque solo una de ellas es correcta. Los que hayan superado la puntuación mínima de la primera fase pasarán a la segunda, en la que se valorarán los méritos que aporten (tanto por experiencia laboral como por formación).