La cosecha de manzanas de sidra alcanzará un récord histórico con diez millones de kilos

Recolección de manzanas en las pomaradas de Maximino Miyar -en el tractor-, en Rozaes, en el concejo de Villaviciosa. /  JOSÉ SIMAL
Recolección de manzanas en las pomaradas de Maximino Miyar -en el tractor-, en Rozaes, en el concejo de Villaviciosa. / JOSÉ SIMAL

En la 'cosechona' de 2017, cuando el rendimiento de las pomaradas fue mayor, se recogieron 6,9 millones de kilos de fruta con Denominación de Origen

EUGENIA GARCÍAOVIEDO.

Otra 'cosechona' con Denominación de Origen. Sidra de Asturias prevé un año de récord, ya que estima que la recolección de manzanas de las variedades enmarcadas en la Denominación de Origen Protegida (DOP) alcance los diez millones de kilos. Unas cifras que demuestran la buena salud de la marca de calidad: aunque hace dos años el rendimiento de las pomaradas asturianas en general fue aún mayor de lo que será este, en 2017 se recogieron 6,9 millones de kilos de DOP. Es decir, casi tres menos de los que se espera recoger este año.

Esto se debe a que el número de hectáreas de cultivo de Durona de Tresalis, Regona, Collaos y alguna más de las 79 variedades de la Denominación ha crecido significativamente. Así, si en la anterior 'cosechona' había 600 inscritas, en esta son 950 las hectáreas de pomaradas bajo esta marca de calidad. Por ello, y aunque la que comienza ahora «es muy buena cosecha pero más corta que la de hace dos años»- como indicó ayer la vicepresidenta y representante de los productores en la DOP Sidra de Asturias, Belén García Cortes-, la manzana de mayor calidad batirá un nuevo récord.

LAS CIFRAS

10 millones
de kilos de manzana de las 79 variedades de DOP es lo que se calcula para esta cosecha.
5 millones
de contraetiquetas distribuirá la Denominación de Origen Sidra de Asturias a 34 lagareros.

Hay dos motivos que explican por qué la 'cosechona' de este año no será tan espectacular como la de hace dos temporadas. En primer lugar, indican los técnicos, la sequía del verano ha afectado a los árboles cuando estaban en plena floración, por lo que el fruto no alcanzó el tamaño esperado. El esfuerzo de los productores por superar la vecería también influye: 65 cosecheros han sometido sus casi 230 hectáreas de pomares repartidas en 28 concejos a distintas técnicas destinadas a aplacar el enorme desfase entre la producción de años alternos. Para ello, los productores recibieron un máximo de 700 euros por hectárea y de 3.500 euros por titular, unas ayudas que ascienden aproximadamente a 110.000 euros y que el Principado aprobó en abril. Gracias a ellas, los productores sometieron los manzanos a podas y técnicas fitosanitarias como el aclareo para aligerar la carga de los árboles.

Esta cosecha, excepcional pero controlada, implica que «este año parece que vamos a ir muy equilibrados en oferta y demanda, lo cual es muy interesante». Esta última, confirma el gerente de Sidra de Asturias, Daniel Ruiz, también aumenta: «Este año entregaremos 5 millones de contraetiquetas, mientras que en 2018 fueron 3,76; en 2017, 2,17 y hace tres, 1,5». Ya hay 34 lagareros y 353 productores dentro de la marca de calidad y «el consumidor apuesta cada vez más por Asturias y por un producto determinado, la sidra con Denominación». El consejero de Desarrollo Rural, Agroganadería y Pesca, Alejandro Calvo, reafirmó ayer la apuesta institucional: Sidra de Asturias es «un elemento central de Alimentos del Paraíso» y, añadió, el próximo año tendrá «un presupuesto específico importante». La Denominación es, según Belén García, «lo único que puede salvar nuestro campo».

Más