Crece el consumo de tabaco y se sitúa en cifras de hace dos décadas

Crece el consumo de tabaco y se sitúa en cifras de hace dos décadas
La ministra María Luisa Carcedo (derecha), y la delegada del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Azucena Martí. / EFE

DOMÉNICO CHIAPPE MADRID.

Después de varios años en bajada, el consumo de tabaco vuelve a niveles previos a la entrada en vigor de la ley antitabaco de 2005. Un 40% de la población española consume cigarrillos, en su mayoría hombres (46%, frente al 35,8% de mujeres). En general, el 34% lo usó diariamente en 2017, casi lo mismo que una década antes (34,9%). El año anterior, el consumo de los que fumaban a diario había sido de 30,8%. «Un 3% de incremento hace que estemos alertas al cambio de tendencia», afirmó ayer la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social María Luisa Carcedo, durante la presentación de la 'Encuesta sobre alcohol y drogas en España'. «Sobre todo porque el aumento en jóvenes corresponde a un 5%. Tenemos que prevenir. Ahora se analizan distintas medidas, debatidas en el Consejo de Ministros Europeo. En fechas próximas tendremos conclusiones para tomar medidas».

Las cifras reflejan, en palabras de la delegada del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Azucena Martí, «un cambio de tendencia» que retrotrae a España al escenario previo a la ley antitabaco, en concreto, «en cifras muy similares a las de 1997». Aunque Carcedo destacó que la ley antitabaco actual (aprobada en 2005 y endurecida en 2010) es una norma «muy avanzada», reconoció que hay ámbitos «que requieren mayor esfuerzo y mejora en su aplicación para conseguir los resultados esperables».

Más información

La ministra no descarta que una de esas nuevas normas sea la prohibición de fumar en el coche familiar cuando viajan niños. Al ser del «ámbito privado» como lo es también el domicilio, Carcedo prefiere apelar a la «responsabilidad de los padres».

Junto con el tabaco, se incrementa el consumo del cannabis, según este documento basado en 21.249 encuestas en todas las comunidades y ciudades autónomas. A diario lo consume un 2,1% de la población, igual a 2015, pero tres veces más que hace una década atrás. Suelen ser hombres de 34 años de media, policonsumidor, con 2,7 porros al día. Tabaco y cannabis se asocian en el uso entre los más jóvenes.

Atracones de alcohol

Las cuatro drogas más consumidas en España son legales: alcohol (75,25%), tabaco (40,9%), hipnosedantes, la gran mayoría con receta (11,1%) y analgésicos opioides (6,65%), cuyo uso, casi siempre clínico y con prescripción, se incluye por primera vez en la encuesta de este año.

«Se puede deducir que las drogas más consumidas son las legales», ratifica Carcedo, que hace notar que los puestos tres y cuatro de la lista son las únicas en que la mayoría de usuarios son mujeres (14% en hipnosedantes y 7,4% en opioides). Ante la problemática para la salud pública que los opioides tienen en otros países, Carcedo no contempla ninguna medida gubernamental, y asegura que tiene un «uso correcto y racional» en España, debido a que son prescritos por profesionales de la medicina para un uso concreto.

El resto de drogas mantiene niveles estables con relación a los años anteriores, aunque preocupa la elevada cantidad de bebedores diarios (7,4%) que tienen ya criterios de dependencia alcohólica (su porcentaje desciende casi dos puntos con respecto a 2015), y los «atracones» y «borracheras» entre los más jóvenes, de 15 a 24 años. De moda está el 'binge drinking', que es beber cinco o más copas en dos horas. Es decir, beber alcohol con el único fin de intoxicarse etílicamente.