El juzgado considera que el de Langreo no es un crimen de violencia machista «al uso»

Almudena Cueto, directora del Instituto Asturiano de la Mujer. / MARIETA
Almudena Cueto, directora del Instituto Asturiano de la Mujer. / MARIETA

«Nadie tiene derecho a acabar con la vida de otra persona», dice sobre el caso la directora del Instituto de la Mujer, Almudena Cueto

A. FUENTE / M. MARTÍN LANGREO / AVILÉS.

El hecho objetivo no deja margen a la duda y por ese motivo administraciones y poderes públicos consideran que el crimen de La Felguera, en Langreo, ocurrido el pasado viernes por la mañana es un asesinato machista. Un conocido empresario del concejo, Luis Llaneza, constructor y productor de sidra de 88 años, degolló a su esposa, María Isabel Fuente, de 84. Y ahí se acaba el recorrido jurídico de la situación: un hombre ha matado a una mujer. Y las circunstancias no cambian esta calificación.

De hecho, el caso, instruido por el Juzgado número 1 de Langreo, ha sido remitido por el Tribunal Superior de Justicia (TSJA) al Observatorio del Consejo General del Poder Judicial y ya forma parte de la estadística. No obstante, fuentes judiciales señalan que este suceso no puede ser entendido sin más como un crimen de género «al uso».

Hay una serie de supuestos que establecen las características para calificar un homicidio como un caso de violencia de género. Y las mismas fuentes judiciales puntualizan que el crimen de La Felguera no hubo denuncias previas por malos tratos ni había antecedentes de disputas entre ellos. Tampoco una mala relación entre los cónyuges, sino todo lo contrario. En se sentido, la propia familia no considera el crimen que sea de género, Incluso el funeral de ambos, el domingo, se celebró de forma conjunta. Y Luis Llaneza dejó una nota, antes de suicidarse, pidiendo perdón a los hijos y explicando que la enfermedad de su esposa, que padecía alzhéimer, le había superado, que no podía más.

Este caso se compara con el reciente suicidio pactado en Gijón de un matrimonio de octogenarios. Aunque también se constata una diferencia clave: en el caso de La Felguera ella no tuvo la opción de elegir.

Más información

«Posición de desigualdad»

Así las cosas, la directora del Instituto Asturiano de la Mujer, Almudena Cueto, defendió ayer en Avilés la postura del Gobierno del Principado sobre este caso y volvió a calificar este crimen como un caso de violencia de género. «Nadie tiene derecho a decidir acabar con la vida de otra persona, es una acción que siempre se hace desde una posición de desigualdad», dijo. También reconoció que «es una situación complicada y dura» para la familia de los fallecidos y, en consecuencia, les quiso trasladar su apoyo. No obstante, destacó que en la actualidad «hay una normativa que define qué es violencia de género y qué no, y así lo hizo la Delegación Nacional contra la Violencia de Género conforme a la normativa existente».

Almudena Cueto acudió a Avilés para presentar una nueva convocatoria de la Marca Asturiana de Excelencia en Igualdad que distingue a las empresas por su compromiso en la igualdad entre hombres y mujeres.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos