La crisis hizo aumentar el número de alumnos que elige carrera por vocación

La crisis hizo aumentar el número de alumnos que elige carrera por vocación
Colegio Santo Domingo (Oviedo). Hugo Rodríguez tiene la vista puesta en el grado de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte; Mikel Navajas, en Derecho, e Hilario Fernández, en Administración y Dirección de Empresas en la Universidad de Oviedo. / HUGO ÁLVAREZ

Más de treinta universidades informaron de su oferta académica a estudiantes de Bachiller que, en su mayoría, tienen clara su decisión

LAURA MAYORDOMO OVIEDO.

Ana Inclán localizó inmediatamente su objetivo -la mesa con información sobre los distintos grados que se imparten en la Universidad de León- y fue directa a ella. «Tengo un primo que estudia allí», justificaba su elección. Alumna del colegio Santo Ángel, de Avilés, tiene claro que su futuro académico está en la rama de las Ciencias de la Salud. «Medicina o Enfermería». De la nota de corte dependerá si puede estudiar en la Universidad de Oviedo o al final tiene que hacer las maletas. No es una cuestión que le preocupe especialmente. Sí a su compañera Sara Cadierno, a la que también le gustaría estudiar Enfermería «pero lo de la nota de corte de Asturias me echa para atrás y los recursos económicos de mi familia no me permiten salir fuera, así que como segunda y tercera opción tengo Matemáticas y Química». Lucía González, que completaba la terna, es de las que ayer acudió con la decisión ya tomada al Salón de Orientación Universitaria, Unitour, que la consultora especializada Círculo Formación organizó por noveno año consecutivo en el hotel de la Reconquista. «Quiero estudiar el grado de Maestro en Educación Primaria, lo tengo claro desde siempre, y preferiría hacerlo en la Universidad de Oviedo».

La de guiarse por la vocación a la hora de tomar la siempre «difícil» decisión de elegir carrera es una tendencia al alza en los últimos años, según explicó Miguel Morán, miembro de la organización de Unitour. «Nuestras estadísticas nos revelan que casi un 40% de los alumnos asturianos, en concreto un 37%, eligen sus estudios por vocación». Y en el crecimiento de esa cifra ha tenido mucho que ver la crisis económica. «Hemos pasado por un contexto de dificultades de acceso al empleo, en el que los chavales han visto que uno o incluso sus dos padres han perdido el empleo». Y ante ese escenario, prima «la mentalidad del 'voy a estudiar lo que quiero estudiar, y ya batallaré luego por conseguir un puesto de trabajo». Es algo en lo que los alumnos de Bachillerato asturianos no son una excepción. «Los jóvenes se parecen mucho en cualquier parte del país», subrayó.

Ayer, más de 30 universidades públicas y privadas de toda España participaron en el Salón de Orientación Universitaria con el objetivo de captar matrículas entre los alumnos de unos centros «que están entre los mejores del país». Es una posibilidad que las instituciones académicas quieren aprovechar por el hecho de «enriquecer sus aulas no solo con número sino con calidad y diversidad de alumnos», apuntó Morán. Por el Reconquista pasaron preuniversitarios de toda Asturias, profesores, orientadores y algún que otro padre que «pregunta lo que no preguntan ellos, como dónde van a dormir, cómo es de segura una ciudad, qué tal es la universidad en sí, o qué conexiones con el mundo de la empresa» tiene una determinada carrera.

«Deporte, donde sea»

A Miriam Casado, al frente de la mesa de la Universidad de León -la que acoge el mayor volumen de alumnos asturianos de entre los que cada año optan por estudiar fuera- la interrogaron sobre todo por los estudios de Enfermería, «porque la nota de corte es más baja que la de aquí», Veterinaria, Ingeniería Espacial y de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte.

Con su folleto y el de otras universidades que ofertan este grado se fueron ayer la sierense Julia Noval, alumna del IES Río Nora, y el ovetense Hugo Rodríguez, del Colegio Santo Domingo. «Somos muchos los que esperamos ansiosos la decisión de la Universidad de Oviedo de implantar estos estudios en Asturias. Donde sea, pero que exista esa posibilidad aquí», planteaba Rodríguez. Por si acaso, ambos tienen un 'plan B'. El de ella es hacer Educación Infantil, el de él «alguna ingeniería. Y, a poder ser, en Asturias».

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos