Rebuznos contra los lobos

Los ganaderos, en Rioseco, durante el encuentro para hablar sobre el lobo. /
Los ganaderos, en Rioseco, durante el encuentro para hablar sobre el lobo.

Pastores zamoranos han recurrido ya a los jumentos con éxito en la sierra de La Culebra

MARTA VARELA RIOSECO.

El burro ahuyenta al lobo. Más concretamente, sus rebuznos. Así se ha constatado ya en algunas experiencias particulares y ahora los ganaderos estudian introducir de manera más sistemática al burro zamorano-leonés en los rebaños vacunos. Aseguran que «su presencia hace desistir al lobo de atacar al ganado» y que así se ha comprobado ya en la sierra de la Culebra, en Zamora.

'ARMAS' CONTRA EL LOBO

Vallados. En prueba es una medida de prevención que separa los terneros de las reses gracias a puertas electrónicas.

Mastines. Hasta la fecha es uno de los principales aliados del ganadero a la hora de proteger al ganado.

Sincronizar partos. Se intentará que las vacas tengan los terneros al mismo tiempo para«retirar terneros de la boca del lobo».

Burros. En Zamora, los ganaderos han comprobado que su presencia hace desistir a los cánidos de atacar a las terneras.

Así, el burro podría convertirse en un buen aliado del ganadero de salir adelante esta iniciativa. Una experiencia que era detallada por Juan Eloy Rodríguez, responsable de proyectos de Asaja en Ávila, durante un encuentro en Rioseco entre ganaderos y expertos europeos para tratar las posibles medidas de protección de la cabaña vacuna contra los ataques de los cánidos.

En algunos lugares de Europa, como los Alpes suizos, y en EE UU se ha recurrido ya a los burros para proteger el ganado. Con sus grandes orejas, detectan al lobo antes que otros animales. Y rebuznan alertando de su presencia, con lo que los cánidos optan por ir en busca de presas más sencillas.

Los ganaderos explicaron que cada día aumenta la presencia de lobos y, por consiguiente, los ataques, lo que hace imprescindible adoptar medidas de prevención como la utilización de vallados eléctricos, la sincronización de partos o la introducción de mastines, entre otros. Medios a los que podrían sumarse ahora los rebuznos. El objetivo es acabar, o al menos paliar, los ataques.

Cada explotación es diferente. Y algunas no se pueden permitir instalar vallados eléctricos para ahuyentar a los lobos. Además, reconocen los afectados, hasta la fecha no se ha encontrado una medida que «funcione realmente». A día de hoy el perro mastín es el principal aliado del hombre en su lucha contra el lobo. También, a pesar de su coste, el vallado eléctrico con puertas automáticas. La opción del burro, entre quienes lo han probado, se está revelando como un buen complemento.

La directora general de Recursos Naturales del Principado Fina Álvarez, quien participó en la reunión asumía que es necesario adoptar medidas para «minimizar los problemas». «De momento se están obteniendo resultados desiguales», reconocía. En Asturias, por su orografía, es complicado adoptar algunas de las medidas analizadas, incidía por su parte Joaquín López, secretario general el sindicato UCA-UPA. Todas estas cuestiones se abordaron durante una jornada técnica que reunió en la localidad coyana de Rioseco a ganaderos asturianos, gallegos, cántabros y castellanoleoneses, quienes que intercambiaron sus experiencias en prevención de ataques de lobos a la cabaña ganadera.

El encuentro sirvió además para trasladar a los responsables de la Comisión Europea y del Ministerio de Medio Ambiente su preocupación en los ataques del lobo. Y pidieron que las administraciones competentes tomen medidas urgentes ante los daños que se están causando a los ganaderos. La actividad fue organizada por la Iniciativa Europea para los Grandes Carnívorsos, el Ministerio de Agricultura Pesca y alimentación y la Consejería de Agroganadería, con el patrocinio de la Comisión Europea, enmarcada en un proyecto piloto transfronterizo hispano-luso.