«Una feria para nuestras locuras»

La Feria del Coleccionismo en Mieres registró ayer numerosos visitantes. /
La Feria del Coleccionismo en Mieres registró ayer numerosos visitantes.

Desde Star Wars a los tradicionales sellos. El encuentro para coleccionistas de Mieres expone y vende todo tipo de objetos

ALEJANDRO FUENTE

«Todos tenemos nuestro punto de locura; el mío son los pines», reconocía ayer Francisco Martín. Comenzó a coleccionar estas insignias por casualidad. «Fue en viaje a las Islas Canarias para ver jugar al Bidasoa, nuestro equipo de balonmano y otra de mis pasiones. Allí compré mi primer pin. De eso hace ya 27 años». Ahora este trabajador ferroviario tiene una colección que supera las 27.000 piezas. Es la primera vez que acude a la Feria del Coleccionismo de Mieres. «Esto funciona por el boca a oreja; los coleccionistas solemos acudir a distintos eventos de este tipo y allí nos intercambiamos información. A mí me comentaron en Vitoria que se desarrollaba este encuentro, y aquí estoy».

Star Wars. A las 13 horas, charla obre este universo cinematográfico a cargo de Legion 501.

Tokusatsu. A las 16.30 h., charla sobre las series de televisión japonesas, desde Godzilla a los Power Rangers, por Sentoku Jidai.

Libro. A las 17.30 horas se presenta 'A Metamorfosearse, el mundo de Power Rangers y el universo sentai', por sus autores, Miguel Martínez y Néstor Rubio.

Debate. A las 18 horas, mesa redonda sobre coleccionismo.

Esgrima antigua. Exhibición alas 18.30 horas.

Monólogos. A las 19.30 h., en tono humorístico.

Francisco es uno de los 140 expositores que desde el viernes por la tarde participan en la cuarta edición de la Feria del Coleccionismo, que hoy se clausura en el recinto de Santullano a las 20.45 horas. Una muestra en la que, siguiendo las palabras de Francisco Martín, caben locuras de todo tipo. Hay colecciones de lo más tradicional -como de sellos y monedas- hasta de cualquier otra cosa que se pueda guardar. Desde juguetes de Playmobil a videojuegos antiguos y modernos, además de preciosas cajas precintadas con muñecos de los éxitos de la Marvel. También cajas repletas de saldos en las que rebuscar en busca de alguna que otra joya. La guerra de las galaxias, el coche fantástico y la animación japonesa también se llevan el protagonismo.

Desde el Sur de España llegó Antonio José García, de Jerez de la Frontera, quien posee una amplia colección de fósiles, minerales y rocas. «Es la primera vez que vengo a Mieres y la cosa está ya animada», decía ante la constante llegada de público desde las once de la mañana, cuando el recinto ferial abrió sus puertas.

Mary Riesber es una norteamericana de Nueva Jersey afincada en Mieres. Su colección tiene un marcado sabor de Estados Unidos. «'Merchandising' de Cola-Cola, coches de Hotweels, de la Nascar. Son piezas traídas de mi país que son complicadas de encontrar en España. Tengo más de 200 elementos distintos».

Y la feria es algo más que coleccionismo; incluye muchas más actividades que animan de forma constante el recinto. Entre ellas, una competición de coches de radiocontrol por un circuito, construido por Radio Control Pasión, que reproduce obstáculos -montañas y ríos- de las pruebas de los todoterreno.