Luz verde a la mini central hidráulica de Mieres

Luz verde a la mini central hidráulica de Mieres

El proyecto consiste en generar energía para el Ayuntamiento aprovechando la fuerza del agua en el servicio del suministro

ALEJANDRO FUENTE

La Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente ha dado autorización para continuar con la planta piloto de generación hidroeléctrica conectada a la red de suministro en La Herradura, cuyo promotor es el Ayuntamiento de Mieres. El informe resuelve que la instalación de este equipamiento experimental «no tiene efectos significativos sobre el medio ambiente». No obstante, se establecen una serie de condiciones que tendrá que cumplir, como la elaboración de un programa de vigilancia ambiental, otro de actuación en caso de emergencia y tiene que garantizar que el aprovechamiento no afecte al suministro.

El Ayuntamiento trabaja desde 2012 en esta iniciativa: conectar un generador a la traída pública del agua y aprovechar la energía generada para ahorrar costes en la factura de la luz. Llegó una propuesta de varias empresas asturianas para que el concejo sirviese de banco de pruebas para el proyecto denominado Lifehygenet. El gobierno local lo vio con buenos ojos porque eran todo ventajas: no había que poner un solo euro de dinero municipal y suponía un considerable ahorro energético, ya que se calcula que la central suministrará energía para 400 farolas.

Alejandro Fernández, jefe de proyectos de Prodintec -una de las firmas que conforman este consorcio empresarial- ya explicó lo que hay detrás de este 'bypass' que aprovecha la fuerza del agua. La teoría es similar a la de una central hidroeléctrica convencional, pero ésta requiere de enormes obras civiles para sacar rendimiento de unos caudales muy amplios. «Lo que hacemos nosotros es adaptar un sistema de cogeneración para las redes de captación y distribución de agua, un mecanismo modular para aprovechar la energía cinética y generar electricidad».

Fernández asegura que la obra civil es mínima, «con lo que evitamos una gran carga medioambiental y no ponemos en peligro el suministro del agua». El trabajo de diseño ya esta hecho. «Ahora queda adaptarse a los enclaves, por la caída y el caudal de cada lugar». En el proyecto participan la Fundación Prodintec; la entidad tecnológica Servo Ship, fabricante de los dispositivos; Ingeniería de Manutención Asturiana (Ingemas), que se encarga de la instalación; y la Fundación Asturiana de la Energía (Faen).

 

Fotos

Vídeos