«¿Qué voy a hacer ahora? Esto es una injusticia»

La gijonesa Aurora Torres con sus dos hijos/
La gijonesa Aurora Torres con sus dos hijos

La gijonesa Aurora Torres, obligada por la justicia a entregar a sus dos hijos a su padre estadounidense. Los menores regresarán con él a EE UU

ELENA S. HERRERO

Así se pronunció esta mañana, en el juzgado de instrucción 9 de Oviedo, la gijonesa Aurora Torres al verse obligada a entregar a sus dos hijos al padre, estadounidense, para volver a su país natal. La mujer había viajado con los gemelos, de tres años, a Asturias el pasado mes de julio con autorización de su marido, del que en la actualidad se encuentra en trámites de divorcio, para pasar dos meses con la familia. Al finalizar la estancia en la región, Aurora Torres no regresó a la unidad convivencial establecida en Nueva York al verse "abandonada y sin recursos económicos para volver".

La mañana estuvo cargada de súplica, llantos y dolor. "Me llevan a mis niños y no voy a poder verlos hasta que él quiera", decía Aurora a amigos y familiares que la acompañaron durante la vista para mostrar su apoyo. Por otro lado, el padre acudió al juzgado en compañía de un amigo para recoger a los dos menores que llevaba sin ver desde el pasado mes de julio.

Aurora Torres quiso referirse a la "situación injusta" que lleva viviendo desde hace casi un año. "Cuando llegué a España empezó a dejar de mandarme dinero, me canceló las tarjetas de débito y decía que no tenía efectivo para el avión de regreso a Estados Unidos", explicaba.

Todo esto provocó que Aurora tomase la decisión de no volver: "Esperé por su ayuda, me cansé y pedí el divorcio. Fue entonces cuando él me acusó de retención y secuestro internacional de mis propios hijos", recalca.

"Esto es una guerra entre gigantes y enanos. Desde España ya no podemos hacer nada por los pequeños, ya no sabemos que más hacer", sentenciaba el abuelo materno, quien se hizo responsable económicamente los últimos nueve meses de los menores. "La familia del padre está en Galicia, así que no sabemos cuando va a volver a Nueva York. No podemos más, estamos muy tristes, pero no nos rendiremos", afirmó.