«Los 40.000 langreanos nos merecemos tener unas piscinas decentes»

Un operario, en la piscina del polideportivo Juan Carlos Beiro, que permanece cerrada. / J. C. ROMÁN
Un operario, en la piscina del polideportivo Juan Carlos Beiro, que permanece cerrada. / J. C. ROMÁN

Unidas por Llangréu reclama al gobierno local una solución tras mantener cerradas dos instalaciones deportivas

M. VARELALANGREO.

Usuarios y formaciones políticas han mostrado su preocupación por el estado del polideportivo Juan Carlos Beiro. Tal y como adelantó EL COMERCIO ha cerrado hasta septiembre por una avería en su piscina y después de seis meses continúa con su pista central inservible. «La instalación deportiva Juan Carlos Beiro, dependiente de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes, esta cerrada. Un escueto cartel anunció su clausura temporal y dejo sin el servicio de piscina en pleno verano a todos los usuarios. Este cierre se une, además, al de la cancha deportiva, provocado por una inundación a finales de enero y que lleva desde entonces, cinco meses, sin arreglar. Es sin duda un desprecio y una falta de respeto hacia los cientos de ciudadanos y ciudadanas que utilizan asiduamente estas importantes instalaciones», subrayaba ayer el portavoz de Unidas por Langréu, Jesús Sánchez.

«Nos preocupa la inactividad del Gobierno regional y también el pasotismo de los responsables locales, a los que hacemos un llamamiento para que exijan de manera urgente una solución. Langreo no se merece tener cerradas las piscinas del Beiro y sin solución las de Penjamo, clausuradas en el 2010 por el mismo Gobierno, es una vergüenza y en este asunto las responsabilidades tienen nombre y apellidos: la gestión nefasta del PSOE en Asturias y en Langreo. Los 40.000 vecinos y vecinas nos merecemos unas piscinas decentes en el municipio. La reivindicación de apertura de las instalaciones de Pénjamo no es un capricho sino una necesidad» lamentaba el exalcalde.

En aras de encontrar una solución, el portavoz de Unidas por Llangréu reclamaba que «la alcaldesa tiene una oportunidad de demostrar, denunciando esta situación y demandando una rápida solución, que los intereses de Langreo son más importantes que defender la nefasta gestión de su partido en Asturias».