Acusan de intento de agresión a uno de los operarios de cementerios investigado

Acusan de intento de agresión a uno de los operarios de cementerios investigado

«Tomaré todas las medidas a mi alcance para cortar de raíz estos comportamientos violentos», subraya el alcalde de Langreo

MARTA VARELA LANGREO.

«Insostenible». Así califican algunos trabajadores la situación entre parte de la plantilla municipal del Ayuntamiento de Langreo desde hace varios meses. Tal y como adelantó EL COMERCIO, la Fiscalía se encuentra investigando a siete trabajadores del área de cementerios por los posibles delitos de acoso a una compañera y fraude.

Estas acusaciones han crispado el ambiente de trabajo en las instalaciones de Valnalón, donde los operarios de cementerios, jardines y parques se cambian de ropa. En la mañana de ayer esa tensión se tradujo en un enfrentamiento que algunos trabajadores calificaron de intento de agresión. Uno de los empleados a los que el Ayuntamiento langreano apartó y cambió de puesto al estar siendo investigado protagonizó un «lamentable episodio», según afirman testigos presenciales. Describen que «se encontró en los vestuarios con la compañera a la que supuestamente acosan y con otra trabajadora que la apoya, y cuando iban a pasar por una puerta, sin mirarle ni hablarle, la cerró con tanta fuerza que rebotó contra la pared. Si las coge las golpea muy fuerte», explicó.

Un hecho que confirmaba al finalizar la mañana el propio alcalde de Langreo. Jesús Sánchez relataba que «en el día de hoy -por ayer- se ha producido un nuevo caso que confirma la espiral violenta que protagoniza un reducido grupo de trabajadores». Y explicaba que uno de los operarios apartado del servicio de cementerios había intentado agredir a las dos trabajadoras que habían denunciado el acoso en ese departamento.

El regidor subrayó que «afortunadamente en este caso, todo ha sido observado por un trabajador que, posteriormente, fue amenazado por el causante del incidente. Todo ello consta en las declaraciones efectuadas ante el jefe de Personal. Asimismo las trabajadoras han presentado la correspondiente denuncia en la comisaría».

Ante esta situación, Sánchez dejó claro que se pueden aceptar. «Este tipo de actitudes perfectamente se podrían calificar de mafiosas. Hago un llamamiento a la serenidad, pero advierto que tomaré todas las medidas a mi alcance para cortar de raíz estos modos violentos. No puede haber impunidad ante quien denigra a las mujeres, roba a los vecinos o recurre a la violencia», destacó.

«Impunidad»

Asimismo remarcó su apoyo a las operarias afectadas e hizo un llamamiento a las fuerzas políticas y sindicales para condenar este tipo de comportamientos, «que no se corresponden con los que deben tener los trabajadores públicos».

El alcalde langreano añadió que «los dirigentes de UGT, que están asesorando y respaldando a estos trabajadores que están teniendo actitudes irregulares, tomen nota de la delegada de CSIF, que desde el principio se puso del lado de las víctimas a pesar de todo y de todos» y espera que UGT actúe con firmeza «frente a quienes se esconden tras la siglas para buscar impunidad ante hechos intolerables».

Son siete los trabajadores de cementerios de Langreo que han sido apartados por la corporación municipal de sus puestos por un presunto caso de acoso a una compañera, además de por presuntos cobros fraudulentos a funerarias y por vender material de obras. La Fiscalía se encuentra estudiando estos hechos, mientras a los vecinos les asaltan miles de dudas. Un matrimonio contactó con los representantes municipales para informarles de que en 2017 habían denunciado ya el robo de una lápida de dos metros que, sospechan ahora, pudo ser revendida por estos operarios a los que se les ha abierto una investigación.

En contexto

Temas

Langreo