Una tromba de barro en Mieres

Un argayo incomunica Rioturbio. /Juan Carlos Román.
Un argayo incomunica Rioturbio. / Juan Carlos Román.

Los vecinos estuvieron achicando el agua que caía hasta la parte de abajo pare evitar que se anegaran sus casas. «Estuvimos avisando para que acudieran a contener esto y todavía no vino nadie», se quejaban algunos de ellos

Alejandro Fuente
ALEJANDRO FUENTEMieres

La fuerte tromba de agua generó problemas en algunos puntos de la comarca del Caudal; los más importantes se registraron en Mieres, en dos poblaciones ya acostumbradas a las incidencias de este tipo. Fuentes de la Policía Local informaron de que se habían producido algunos argayos en la calzada regional AS-111, que comunica el concejo con el de vecino de Langreo, la conocida como la carretera de Santo Emiliano. El barro que ocupaba la totalidad de la vía por lo que se tuvo que cortar la circulación. También se formaron riadas momentáneas en la población de Rioturbio sin que hubiera daños personales pero sí daños materiales. Los vecinos estuvieron achicando el agua que caía hasta la parte de abajo pare evitar que se anegaran sus casas. «Estuvimos avisando para que acudieran a contener esto y todavía no vino nadie», se quejaban algunos de ellos. Desde la Policía se indicó, al respecto, que ya se había trasladado notificación al Principado, como titular de la calzada.

Otra de las poblaciones afectadas, en este caso, por inundación, fue Peñule, en el Valle de Turón. Se trata de un tramo de la carretera AS-337; aquí hay un conocido fallo estructural en la zona y son frecuentes las acumulaciones de agua en cuanto caen precipitaciones importantes. De hecho, el pasado mes de febrero, el consejero de Infraestructuras, Fernando Lastra, visitó la localidad y se comprometió a acometer obras de mejora para atajar el problema.

Temas

Mieres

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos