El Alto de La Colladiella honra a la historiadora Dolores Cabra por su lucha por la paz

M. V. URBIÉS.

La paz y la memoria histórica fueron los valores que se coronaron ayer en el Alto de La Colladiella, en Urbiés, bajo la bandera republicana. La Asociación Monumento a La Colladiella organizó, como hace desde 2005, una jornada para aglutinar a todas las fuerzas de izquierda que lucharon y defendieron la bandera republicana y, por ello, la paz y la libertad.

Se trata de un homenaje que organizan una vez al año para recordar a la guerrilla antifranquista y que concluye con una comida de hermandad en la que recuerdan momentos de lucha y de las resistencias que hace años llevaron al territorio minero a la ansiada libertad que «debe perpetuar». Para los organizadores del acto en Urbiés, «esto es una forma de velar por nuestra memoria histórica evitando que las víctimas del franquismo caigan en el olvido».

Entre estos fieles, estuvo la familia Rozada. El padre, Nicanor Rozada, ha sido el impulsor de este sencillo homenaje anual. Además, su hijo, fue el encargado de colocar la bandera tricolor en el monumento a la paz y la libertad.En 2009, los participantes y organizadores de este encuentro republicano entendieron que era necesario reconocer a aquellos hombre y mujeres que consiguieron con su lucha la llegada de la libertad y la paz en la época de Franco. Unos valores que este año fueron se materializaron en la historiadora, investigadora y archivera española Dolores Cabra, «comprometida con el reconocimiento a la guerrilla». En 1975 sufrió en la cárcel de Yeserias por sus actividades progagandísticas. Fundadora de la Asociación Amigos de las Brigadas Internacionales, en el 2014 recibió el premio del Foro Pozo Fortuna.

 

Fotos

Vídeos