«¿Amenazas y un disparo a la casa de un dirigente de IU? No creo en casualidades»

La alcaldesa de Riosa, Ana Díaz, en su despacho. / JESÚS MANUEL PARDO
La alcaldesa de Riosa, Ana Díaz, en su despacho. / JESÚS MANUEL PARDO

«Estoy segura de que Barbón va a defender a las comarcas mineras contra el abandono porque él lo vivió cuando fue alcalde de Laviana»

ALEJANDRO FUENTERIOSA.

Ana Díaz afronta su segundo mandato al frente del equipo de gobierno de Riosa, de Izquierda Unida, con unos cuantos proyectos en mente para dar un impulso al concejo. El municipio tiene unos 2.200 habitantes, mil menos que en la década de los setenta. Frenar la caída demográfica es la asignatura pendiente y ya se trabaja en ello.

-Entre los proyectos sobre la mesa, el más próximo es el de descontaminar las minas de Texeo.

-Se trata de una apuesta importante. En el punto de mira del concejo se encuentra el turismo y vemos una forma de dar una salida a la joya tanto histórica como arquitectónica de esa parte de Riosa, que son las minas de cobre más antiguas de Europa. Tenemos una zona contaminada, que es la del Poblao, en la que lamentable tenemos que destinar 1,2 millones de fondos mineros, que vendrían muy bien al municipio para otras necesidades. Pero creemos que tenemos que destinarlos ahí para dar salida a esa zona que ahora se encuentra muerta. Lo primero es dar una solución a este problema para seguir invirtiendo, porque la idea es darle una salida turística activa, para que se puedan realizar actividades. Y que el mundo conozca un poco el patrimonio desconocido que tenemos.

-¿Ese impulso se lograría atrayendo a empresas de turismo?

-Hay mucho que estudiar y organizar, pero se tienen en cuenta todas las opciones. Es cierto que habría mucha salida para los emprendedores del sector. Lo primero es darlo a conocer y después darle una salida turística de valor.

-¿Hay emprendedores interesados?

-Hay mucho interés, nos piden mucha información en el Ayuntamiento para conocer la idea de desarrollo. Sí, hay emprendedores en el concejo que quieren impulsar actividades en esta zona.

-La idea es licitar los trabajos de limpieza el próximo mes.

-Efectivamente. Esperamos que no haya problemas.

-Esta semana pasó la Vuelta a España por la comarca. ¿Sintió un poco de envidia?

-No, encantada porque la carrera pasara por Lena. Nos encanta que pase por esta zona. A Riosa vino alguna vez y esperamos que no tarde en regresar; ya estamos trabajando para ver si somos capaces de luchar por ello para el año que viene.

-L'Angliru es un gran escaparate, pero no es el único atractivo.

-Es cierto que lo que la gente conoce del concejo es L'Angliru, pero aspiramos a que no sea el único elemento de atracción de visitantes. Tenemos otros sitios que explotar y no nos podemos permitir desde la administración pública esos elementos desconocidos, sobre todo tras el cierre de la principal explotación minera de la zona, el Pozo Monsacro. Tenemos emprendedores y podemos tener puntos de interés, como también lo puede ser la senda del agua, en la que estamos trabajando.

-¿Cómo se puede hacer frente a la despoblación?

-También hay que hacer frente al envejecimiento de población. La gente joven, con el fin de la minería, tuvo que buscarse la vida de otra manera, fuera de la comarca e, incluso, fuera del país. Aspiramos, que no es fácil, a trabajar en conjunto entre los ayuntamientos para frenar la caída demográfica. Los gobiernos tienen que plantearse seriamente lo que está sucediendo en las comarcas mineras. Tendremos que hacer todo lo posible para atraer a ese emprendedor y a ese gente para que pueda trabajar en su tierra.

Tensión política

-¿Echa de menos una mayor atención del Gobierno central?

-Sí. De hecho, es una de las reivindicaciones de todos los alcaldes mineros. Nuestro presidente regional, Adrián Barbón, lo vive y lo vivió como regidor de Laviana; por eso estoy segura de que va a defender las comarcas, va seguir insistiendo en el abandono que sufrimos y en la necesidad de un apoyo real. Pasan los gobiernos y no se acuerdan de los compromisos firmados y de los fondos que se nos deben. Hace falta esa reactivación, vamos a necesitar mucha ayuda.

-En la última campaña electoral hubo mucha tensión. ¿Se ha normalizado ya la situación?

-Sí, afortunadamente se ha logrado rebajar la crispación. Esperamos que siga así. Fue una tensión, por mi parte, fuera de lo normal. Se pasaron muchos límites. Pero ahora las cosas están tranquilas, estamos trabajando y, ojalá, la relación con la oposición vaya mejorando.

-¿Hay novedades en la investigación del perdigonazo a la vivienda su compañero de partido? (Suceso ocurrido a finales de agosto contra la casa de Juan Carlos Álvarez, responsable de IU)

-No. Sabemos que el caso lo lleva la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil. Esperamos a que se despeje lo ocurrido. Y esto se suma al ataque de un coche de un edil de Morcín este pasado domingo en Riosa (Ángel Fernández de IU); vino a una fiesta y tuvo amenazas grabadas sobre el capó de su coche. Coinciden con las sufridas por el edil de Ganadería el año pasado. Otro asunto lamentable. Espero que no tenga nada que ver con política, pero son tantos casos ya que cansa. Son demasiadas coincidencia; nos decimos, bueno un gamberro más. Me amenazaron a mí y pensé que era para darme un susto coincidiendo en el crimen de Javier Ardines en Llanes, algún imbécil. Pero luego vinieron más. Y ahora ese perdigonazo con un arma de tamaño considerable que pude hacer daño; y apuntó al secretario de organización de nuestra formación. Estamos cansados y no creo en casualidades.

Más información

Temas

Riosa