El Ayuntamiento de Mieres volverá a congelar los impuestos el próximo año

El equipo de gobierno de Izquierda Unida inicia la redacción del presupuesto con una cuantía que rondará los 36 millones de euros

ALEJANDRO FUENTEMIERES.

«Las ordenanzas fiscales no se van a tocar para el próximo ejercicio». Es el anuncio realizado ayer por el concejal delegado del área de Hacienda en el equipo de gobierno de Izquierda Unida, Manuel Ángel Álvarez. De este modo, la intención es aplicar una congelación generalizada a los precios de los servicios municipales y a los impuestos que son responsabilidad del Consistorio. El argumento esgrimido por el edil es que el concejo ya no tiene que hacer frente a los pagos de deuda como en ejercicio anteriores y ese dinero se podrá usar para otros fines; no obstante, ya anunció que se prevé un incremento del gasto corriente que todavía tendría que ser cuantificado.

«Hemos iniciado ya la redacción del próximo presupuesto municipal para tenerlo aprobado antes de que comience el próximo año», indicaba asimismo Álvarez. La cuantía, aún sin cerrar, será «muy similar» a la del actual ejercicio, por lo que rondará los 36 millones de euros.

Las ordenanzas fiscales de 2020 se van a basar en las del actual ejercicio, que fueron aprobadas en Pleno extraordinario a finales del pasado octubre. Entonces, la principal novedad fue la modificación de la ordenanza fiscal relativa al Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) En concreto, el tipo del IBI urbano experimentó ya una reducción, pasando del índice anterior, que era del 0,877, a 0,854. El equipo de gobierno ya aprobó otra rebaja en el ejercicio anterior. El objetivo que se persigue con la contención es aminorar el coste fiscal que soportan las familias en un momento marcado por la crisis y el desempleo en el municipio.

El resto de las ordenanzas fiscales para el año 2019 también se mantienen sin cambios con respecto a 2018, por lo que para 2020 habrá una congelación de los impuestos municipales por sexto año consecutivo y toda una serie de bonificaciones y exenciones en las principales tasas (agua, basura, alcantarillado o servicio de ayuda a domicilio, entre otros) con el objetivo de que paguen menos quienes menos tienen y de proteger a las familias más vulnerables, según el argumentario del equipo de gobierno municipal.

Lo que sí anunció el responsable municipal de Hacienda es que se comenzará a realizar un análisis del coste de los servicio para calcular las tasas, un trámite que se pondrá en marcha de cara al ejercicio de 2021.

Deuda a cero

En abril de este mismo año, el Pleno del Ayuntamiento aprobaba el último pago de una deuda de 30 millones de euros a la que se acogió el primer equipo de gobierno de IU para sacar al concejo de la ruina y poder hacer frente al pago a los proveedores.

La reducción de la deuda ha sido una de las principales prioridades del alcalde, Aníbal Vázquez, quien indicaba que los vecinos necesitan un Ayuntamiento solvente y eficaz para poder hacer frente a los problemas del municipio. Desde IU se recuerda que cuando se asumió la gestión en 2011 había un escenario «desolador»: una deuda de casi treinta millones y miles de facturas en los cajones sin pagar.

Otro de los retos del equipo de gobierno es hacer frente a la inversión de los proyectos de recuperación urbana confinanciados con fondos europeos. Uno de los más importantes es la construcción del nuevo parque en la explanada de La Mayacina, cuyo coste supera el millón de euros.El Ayuntamiento está ya avanzando en los pliegos de esta actuación, que permitirá dotar al concejo de una nueva zona verde de ocio y esparcimiento en el centro del casco urbano.