Clase ejemplar de la Guardia Civil en Sotrondio

Clase ejemplar de la Guardia Civil en Sotrondio
ROMÁN

Esta actividad se enmarca dentro de un plan que tiene mucha demanda entre los centros educativos de la región

ALEX FUENTE

Los 110 alumnos del colegio San José de Sotrondio, de los ciclos de Infantil, Primaria y Secundaria, están disfrutando esta mañana de una actividad educativa con la Guardia Civil. Son más de veinte efectivos quienes están mostrando sus herramientas de trabajo dentro de las diferentes unidades que han acudido hasta el centro educativo de San Martín del Rey Aurelio. Entre ellos, se encuentran agentes de la Policía Judicial, del Servicio de Protección a la Naturaleza (SEPRONA) de Laviana, la Patrulla de Seguridad Ciudadana, la Unidad de Seguridad Ciudadana (USECIC), Tráfico con su moto y la sirena que no paraba de soñar, el Grupo Especial de Desactivación de Explosivos (GEDEX), el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS), y el Servicio Cinológico con el perro Blue. Éste último hizo una exhibición de rastreo por el patio del colegio.

El coordinador de la actividad, el capitán jefe del Servicio Marítimo de la Comandancia de Gijón, José Luis Vizcaíno, explicaba que consiste en unas charlas a los alumnos sobre diferentes temas, como puede ser la ciberseguridad. Después, tras las muestras y las exhibiciones, continúa la labor educativa con redacciones de la experiencia vivida. «Muchas de ellas nos llegan después a nosotros. Hay que señalar que se trata de una labor muy importante, para acercar el cuerpo a los chavales, y satisfactoria para nosotros».

Esta actividad se enmarca dentro de un plan que tiene mucha demanda entre los centros educativos de la región. «Pero no podemos llegar a todos, solo realizamos unos diez por curso», explicaba el capitán Vizcaíno. En esta caso, la directora del centro, Covadonga Fernandez, cursó la petición a la Comandancia de Gijón «porque el padre de una de nuestras alumnas es agente de la Policía Judicial y nos animó a acoger esta actividad. Rompe con la rutina diaria y los chavales disfrutan mucho a la vez que aprenden».