El Conservatorio del Valle del Nalón 'se subasta por lotes'

Un momento de la subasta 'internacional' del Conservatorio del Valle del Nalón. / JUAN CARLOS ROMÁN
Un momento de la subasta 'internacional' del Conservatorio del Valle del Nalón. / JUAN CARLOS ROMÁN

La plataforma en defensa del futuro del centro escenifica en el mercado de Sama una venta ficticia que incluía al profesorado

MARTA VARELA LANGREO.

Seis meses de incertidumbre sobre el futuro del Conservatorio de Música del Valle del Nalón llevaba ayer a la Plataforma Ciudadana de apoyo al Conservatorio 'Stop Juicio' a escenificar una ficticia subasta 'internacional' en la que, por lotes, se vendía esta institución educativa.

Fue en pleno mercado semanal de Sama, junto al Ayuntamiento y en plena festividad de los Huevos Pintos. Los lotes ofertados a los compradores consistían en el bolígrafo con el que se firmó el acta de llevar al juicio el Conservatorio, dos nóminas del profesorado, «donde se ve a les clares que cobren un 35% menos que en el Conservatorio de Oviedo», un auditorio para 290 personas por el que llegó a pujar vía telefónica un príncipe, pero que «desistió por las humedades y las grietas». En los últimos lotes iba el personal del centro. Todo fue vendido.

Se trata de una nueva acción de protesta por el futuro del centro. «Solo queda esperar y luchar», explicaban desde la plataforma. Y es que a pesar del gran apoyo vecinal recibido, de la disponibilidad de la consejería de Educación a dialogar para aumentar su aportación al equipamiento, los cinco alcaldes del valle del Nalón desde la Mancomunidad se muestran partidarios de continuar con el proceso judicial, iniciado en el mes de noviembre y que decidirá qué institución deberá hacerse cargo de la gestión del Conservatorio.

Una decisión que para la Mancomunidad es una mera determinación de competencias, pero que para la comunidad educativa del Conservatorio podría suponer la perdida de los empleos e incluso podría poner en peligro la continuidad del equipamiento. Por su parte, desde el Principado, se ha pasado de asegurar que no se harían cargo del equipamiento a indica que están dispuestos a aumentar su aportación.

El puesto del Conservatorio en el mercado también contenía huevos pintos en honor a la festividad que se celebra en Sama de Langreo, pero que ha perdido esa esencia de venta de huevos decorados. Como viene siendo habitual desde hace unos años, ayer solo había un puesto para ellos, aunque para los nostálgicos se podía visitar la exposición de los huevos decorados por los alumnos de los centros educativos del concejo.

Desde el Conservatorio, por su parte, se vendían huevos convertido en notas musicales, decorados con las grietas y las humedades del equipamiento e incluso con caras que hacían recordar a algunos mandatarios políticos.

Temas

Langreo