«Hay que darle a Langreo el sitio que le toca; es el quinto concejo más poblado»

Carmen Arbesú, en un momento de la entrevista. / JUAN CARLOS ROMÁN
Carmen Arbesú, en un momento de la entrevista. / JUAN CARLOS ROMÁN

Carmen Arbesú Río, candidata del PSOE a la Alcaldía de Langreo: «El municipio necesita ser parte del Área Metropolitana, subirse al caballo del progreso y tener una mayor conexión con el tejido industrial»

MARTA VARELA LANGREO.

Militante socialista desde 1991 y edil del PSOE en el Ayuntamiento de Langreo en el periodo comprendido entre 1999 y 2003, la abogada langreana Carmen Arbesú Río abandonó la política activa por motivos personales para regresar tiempo después. De hecho, en el actual mandato repite como concejal en la oposición, y ahora, después de haber presentado su candidatura (la única de su formación) es la aspirante del PSOE a la Alcaldía para conquistar de nuevo el bastón de mando, actualmente en manos de Izquierda Unida.

-Al final, no hubo primarias. ¿Tan unidos están los socialistas langreanos?

-El reglamento federal del PSOE dice que en ayuntamientos de más de 20.000 habitantes es preciso realizar primarias y para presentar candidatura se exige tan solo un 5% de avales de la militancia, que concretamente en Langreo corresponderían a unos veinticinco militantes. No parece, por tanto, muy difícil poder presentar candidatura. Si no ha habido más, será porque la candidatura que se presentó gozaba del respaldo de la mayoría de la militancia.

-Socialista desde hace más de veinte años, formó parte de distintos equipos municipales ¿Cree que es la renovación que algunos reclaman?

-Bueno, puntualizo: militante desde hace más de veintisiete años. Socialista soy desde que tengo conciencia política. Fui concejala en el mandato de 1999 a 2003 y lo soy actualmente sin más responsabilidades políticas en todo este tiempo que haber sido militante de base. Si lo que buscamos son personas cercanas, comprometidas, honestas y responsables, creo que doy el perfil. Llevo trabajando en mi despacho de abogada desde hace más de veintidós años, sin ningún cargo político.

-¿Se siente la candidata de la militancia?

-Si creamos un nuevo reglamento precisamente para que los candidatos lo sean por el apoyo de la militancia y no por ser 'candidatos oficiales' y yo he salido candidata en ese proceso, pues por supuesto que sí. Mire, yo he recibido avales de distintos militantes de todo tipo y ni uno solo de la ejecutiva. No porque no me apoyen, sino porque yo consideré que no debían participar en esto, y presentamos más incluso, del máximo permitido.

-La vida municipal no le es ajena. ¿Qué necesita Langreo en la actualidad?

-Langreo necesita impulso. Necesita conectar con el área central, ser parte de esa Área Metropolitana y subirse al caballo del progreso para una mayor organización y eficiencia de los servicios que se prestan y una mayor conexión con el tejido empresarial industrial y el sector terciario, como la hostelería. Hay que mimarlos mucho. En definitiva, una perspectiva mucho más amplia de miras.

Soterramiento

-Los grandes proyectos se le resisten a Langreo. ¿Cómo ve el soterramiento de las vías férreas? ¿Se terminará a corto plazo?

-Ahora se está negociando la adenda al acuerdo de colaboración entre el Ministerio de Fomento, el Principado, el Ayuntamiento de Langreo y Feve para que Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) pueda licitar, ya que, de lo contrario, no se podía avanzar en el proyecto por problemas jurídicos. Se comprometieron a hacerlo en el plazo de una semana y lo cumplieron. Por lo tanto, hay que pensar que este nuevo Gobierno al menos tiene voluntad de avanzar en el proyecto. Desde el Ayuntamiento, los grupos políticos hemos enviado una serie de correcciones que, entendemos, se deberían efectuar y en ese paso estamos. Eso, en lo que respecta a la superestructura ferroviaria (raíles, catenarias y elementos de seguridad). En cuanto a la urbanización de la parte superior, ya está licitado el proyecto por parte del Ejecutivo regional.

-Otro de los grandes proyectos es el centro de lesionados medulares de Barros. ¿Qué perspectivas hay?

-Como sabe, la actual ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social es María Luisa Carcedo, asturiana y de la cuenca del Nalón, con la que he tenido la oportunidad de hablar en el homenaje a Tino Antuña, un histórico socialista. Me consta que está poniendo mucho empeño en abrir el centro. Además, nuestra compañera hasta hace nada en el grupo municipal y actual senadora, María Fernández, trabaja también en el mismo sentido. No cabe duda de que los retrasos acumulados ya nos desesperan a todos, pero pese a las dificultades con las que se encuentran por la inacción del gobierno anterior, del Partido Popular, yo tengo la firme convicción de que saldrá adelante.

Buena imagen exterior

-Hay suelo industrial, pero no llegan empresas. ¿Qué se puede hacer?

-Lo primero, sin duda, es tener los polígonos industriales decentes. No pueden estar descuidados y abandonados y pretender crear buena imagen para que las empresas se puedan asentar. ¿Qué imagen estamos dando cuando no se puede ni caminar por las aceras porque están comidas por la maleza? Eso es lo primero, dar buena imagen, porque estamos bien situados y bien comunicados y estamos en la zona central de Asturias, pero si yo fuera empresario no sólo miraría eso. La imagen que se proyecta al exterior también es muy importante. Tengo entendido que Amazon busca suelo para establecerse en la zona central de Asturias. Si se han asomado a ver nuestros polígonos, todavía deben de estar corriendo.

-Llevan casi cuatro años fuera del gobierno municipal a causa de un pacto. ¿Cómo ha cambiado Langreo?

-Después de haber ganado las elecciones, el pacto entre IU y Somos nos sacó del gobierno municipal. Langreo está aletargado, la gente está descontenta; los trabajadores municipales también lo están y los servicios no funcionan como deberían. A Langreo hay que colocarla en el sitio que le corresponde, pues somos el quinto municipio mayor de Asturias. Tenemos que ser parte del motor y no quedarnos atrás.

-¿Cree que han perdido la confianza de los langreanos y de sus militantes por hacer una tibia oposición durante este mandato?

-La oposición tiene que ser responsable, constructiva y no cainita. La gente lo que quiere es que se solucionen sus problemas y no que los políticos se estén todo el día peleando entre ellos. Es cierto que a la militancia le gusta una oposición dura, pero no siempre es lo mejor. Nosotros hemos fiscalizado la acción de gobierno desde el minuto uno y lo seguimos haciendo, pero no hay que olvidarse que ellos son mayoría absoluta y lo que nosotros digamos se apaga a golpe de votación.

-¿Necesita el concejo un gobierno socialista?

-Sin duda. El empuje del proyecto socialista es el que hace falta en el municipio. No olvidemos que Langreo tuvo las mayores transformaciones bajo el mandato siempre de gobiernos socialistas y así seguirá siendo si la ciudadanía de Langreo vuelve a apoyarnos en las próximas elecciones municipales de mayo de 2019.