División en Langreo por las normas en los parques infantiles

La normativa de parques infantiles colocada en el equipamiento de Pénjamo hace apenas una semana./J. C. ROMÁN
La normativa de parques infantiles colocada en el equipamiento de Pénjamo hace apenas una semana. / J. C. ROMÁN

MARTA VARELALANGREO.

El equipo de gobierno de Langreo, de IU-Somos, tiene como una de sus prioridades la reparación, mejora e instalación de nuevas áreas infantiles. En lo que va de mandato se han invertido más de 110.00 euros en un plan de acondicionamiento de estos espacios en Sama Riaño, Lada, Ciaño, Barros y La Felguera. Y la intención es continuar remodelando estos espacios en el resto de localidades del concejo. Porque muchos están deteriorados por el paso del tiempo, sin ningún tipo de mantenimiento, y por diferentes actos vandálicos.

El gobierno municipal confía en que esta rehabilitación dure varios años. Para ello, ha colocado unos carteles -escritos en asturiano- con unas normas básicas de uso con las que busca propiciar el comportamiento cívico y puedan ser disfrutadas por los niños sin ningún tipo de riesgo. Las reglas hacen referencia, en exclusividad, a las áreas infantiles acolchadas para que no sufran daño alguno.

La intención municipal no ha sido bien entendida por los vecinos, ya que unos días después de la colocación algunos de ellos sufrieron actos vandálicos quedando parcialmente destruidos y en un caso casi desaparecido. Pero además de hacer caso omiso de ser respetuosos con las áreas comunes, como se pedía desde el Consistorio, muchos vecinos han criticado esta normativa, al considerarla que «prohibe demasiadas cosas».

Las principales quejas, que han sido remitidas a los representantes municipales, van desde que está escrito en asturiano y piden que se coloquen también en castellano, hasta las prohibiciones del uso de bicicletas, patinetes etc... aunque la más numerosa apunta a que la edad de 12 años es demasiado restrictiva y que hay niños de esas edades a los que les gusta jugar en estos espacios. Otros rechazan, además que se prohiba la presencia de perros.

Aunque desde el equipo de gobierno se incide en que se han regido por las recomendaciones de las empresas que instalan este tipo de juegos y suelos acolchados, y han remarcado que su intención es «preservar estos parques infantiles para que los niños más pequeños puedan disfrutar con la mayor seguridad posible».

Unas recomendaciones municipales que si son entendidas por otros vecinos, que entienden que la normativa busca un «uso responsable de este equipamiento infantil y proteger tanto la seguridad como la limpieza de los mismos». Incluso algunos abogan porque el incumplimiento de esta normativa pueda ser sancionado económicamente.

Temas

Langreo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos