Un dron para comprobar el estado del puente atirantado de Sama

La imagen del dron sobrevolando los pilares del viaducto./
La imagen del dron sobrevolando los pilares del viaducto.

La Consejería de Infraestructuras usa el dispositivo para captar imágenes y ver si el paso es seguro tras las deficiencias detectadas

MARTA VARELA LANGREO.

Técnicos del Principado y de una empresa externa especialista en drones realizaron ayer una inspección del estado del puente atirantado de Sama, uno de los emblemas del corredor del Nalón (AS-117). Construido entre 1989 y 1991, con una longitud de 630 metros, esta obra se sometía a un novedoso control para comprobar el estado de sus estructuras. El dispositivo comenzó a grabar imágenes poco antes de las cuatro de la tarde. El primer vuelo sirvió para captar imágenes de la zona donde está ubicado el puente y, a continuación, comenzó a grabar otras más concretas de sus estructuras. La pila de hormigón en forma de 'v invertida', de 57 metros de altura, fue el eje central de estos trabajos desarrollados por la Consejería de Infraestructuras. Con ellos, se busca obtener la mayor información posible sobre el estado de todo el puente, por lo que también se captaron imágenes de los tirantes, unos 220 metros de cable.

Para llevar a cabo esta iniciativa, se cortó uno de los carriles del corredor y se desvió la circulación durante cerca de media hora por el centro urbano de Sama. El corte comenzó en torno a las 15.45 horas en dirección ascendente (hacia Laviana) y afectó a uno de los carriles. En concreto, el que va desde las inmediaciones del distrito de Lada hasta la salida del puente atirantado. La duración aproximada fue de media hora lo que hizo que se ralentizase el tráfico, aunque no se llegaron a formar largas caravanas ni retenciones de importancia.

Los expertos deberán ahora estudiar las imágenes obtenidas ayer en Sama para confirmar que esta obra, ejecutada por FCC, continúa siendo segura y estable para soportar el denso tráfico diario. E pecial atención se pondrá en confirmar que «las variaciones de temperatura de los tirantes no harán despegar la parte colgada del dintel (parte superior) de la que está hormigonada sobre la cimbra (base)», explicaron técnicos conocedores de la obra. Las actuaciones en las aceras de la pasarela dejaron al descubierto defectos estructurales y numerosas piezas oxidadas.

Temas

Langreo