«Está siendo demasiado duro, necesitamos que termine», dice la madre de Iván Castro

«Está siendo demasiado duro, necesitamos que termine», dice la madre de Iván Castro

Prestó declaración junto a su hijo Jonathan por el crimen del joven asesinado a tiros en un garaje de La Felguera en 2017

MARTA VARELA LANGREO

El de ayer no fue un día sencillo para la familia del joven Iván Castro Verdejo, asesinado en diciembre de 2017 a tiros en su garaje. Su madre y su hermano mellizo, Jonathan Castro acudieron al Juzgado de Langreo a testificar. El caso continúa en fase de instrucción, recabando testimonios que aclaren los hechos. La previsión es que el juicio sea dentro de un año. Demasiado tiempo para la familia. «Está siendo demasiado largo y duro, necesitamos que termine ya», apuntaba la madre del joven fallecido, Puri Castro, tras testificar durante cerca de una hora. Revivir de nuevo la muerte de su hijo, trece meses después de ese fatídico día, tiene a la familia agotada. «Necesitamos que termine para descansar», puntualizaba mientras su otro hijo, Jonathan, mellizo del fallecido, prestaba declaración.

La próxima semana están previstos nuevos testimonios, entre ellos los amigos de Iván, y probablemente parte de la familia de Marta, su novia y presunta instigadora del crimen. Sus amigos explican que poco saben del día de los hechos, pero tratarán de descifrar el papel de Marta en los días posteriores al crimen. «Nos dijo que estaba embarazada y nos habló mal de conocidos de Iván, mostró sus dudas sobre algunos», explicaban ayer molestos por que «ella sabía quien le había matado y se mostró fría, lloraba con nosotros. Nos engañó a todos».

El crimen

Iván Castro Verdejo murió con 31 años por celos. Fue «un crimen pasional», según afirmaba la Policía de manera textual, y sin ningún tipo de relación con el mundo de las drogas, como llegó a comentar el entonces delegado de Gobierno, Gabino de Lorenzo. Su pareja sentimental, la felguerina Marta R., de 28 años, mantenía en la fecha del asesinato dos relaciones sentimentales: una, por todos conocida, con el fallecido y otra, clandestina, con el taxista de Morcín y Riosa, Nelson, de 42 años. Este último se confesó como autor de los disparos. Estuvo esperándolo en el interior del garaje y pudo haber un forcejeo. La investigación policial determina que se realizaron tres disparos, primero en el tórax, después en la cabeza y el último, también la cabeza cuando ya estaba en el suelo, realizado con ánimo totalmente homicida.

Tras horas de declaración, la Fiscalía envió a ambos al Centro Penitenciario de Asturias. Nelson, como autor material confeso, y Marta, como colaboradora necesaria. Los agentes estuvieron buscando el arma homicida en el cauce del río Nalón, sin éxito.

La noticia de la detención y posterior entrada en prisión de Nelson y Marta sorprendía a muchos, pero no a Yonathan Castro, mellizo del joven asesinado. «Hace tiempo que le dije a la Policía que desconfiaba de cómo actuaba Marta».

Temas

Langreo