«Escuchamos una explosión y después el local se vio envuelto en llamas»

Estado en el que quedó el comedor del local./ FOTOS: JUAN CARLOS ROMÁN
Estado en el que quedó el comedor del local. / FOTOS: JUAN CARLOS ROMÁN

Un incendio originado en la parrilla de una sidrería de La Felguera obligó a desalojar dos edificios en la madrugada

MARTA VARELA LANGREO.

Muchos curiosos y vecinos se acercaron ayer hasta la popular sidrería Viejo de La Felguera tras el incendio declarado en la parrilla del establecimiento en la noche del miércoles, minutos después de las doce. «Pudo haber sido una desgracia», coincidían en decir algunos. Por precaución y durante algo más de dos horas fueron desalojados los dos edificios más cercanos al local.

Cinco personas, entre ellos algunos niños, permanecieron en un hotel hasta que los bomberos dieron por concluida su intervención y se aseguraron de que el aire en sus casas era respirable. Algunos otros permanecieron en la calle observando como se vencía a unas llamas «descontroladas». «Por momentos «temimos que llegasen a las casas, porque empezaron a salir por la parte trasera de la sidrería», aseguraron. Fueron momentos de tensión aunque todo el barrio se volcó para apoyar a la familia y los trabajadores de este local hostelero.

Más información

Fueron el dueño y los camareros quienes se percataron del incendio cuando procedían a cerrar el negocio. Afortunadamente todos ellos se encontraban lejos de la parrilla, el lugar de origen del fuego. «Escuchamos como una pequeña explosión, después ya vimos el humo y luego las enormes llamaradas a las que no podíamos hacer frente con los extintores». El rápido aviso a los bomberos, que acudieron hasta el lugar en apenas diez minutos, hizo que la tragedia que muchos pronosticaban no se cumpliese. Y es que, el fuego se propagó con rapidez, afectando a los tubos de ventilación y la evacuación de humos ubicados junto al falso techo.

Para extinguir el fuego fueron necesarios tres camiones de bomberos, uno del parque de San Martín del Rey Aurelio y dos de Mieres. Los efectivos tuvieron que desmantelar parte de la instalación, y trabajar tanto por la parte delantera como por la trasera del local. Su mayor temor, que las llamas continuasen avanzando y dañasen las casas más cercanas, ya que la sidrería está ubicada en los bajos comerciales de un edificio de viviendas. Por seguridad fueron desalojados dos edificios, siendo cinco las personas realojadas en diversos hoteles durante la intervención de los bomberos. El incendio se dio por sofocado a las 2.46 horas de la madrugada, momento en el que los vecinos pudieron volver a sus hogares.