«Llevaba mes y medio luchando, pero el milagro no pudo ser»

El joven Hugo Fernández Zapico, en una foto subida por él mismo a las redes sociales. /
El joven Hugo Fernández Zapico, en una foto subida por él mismo a las redes sociales.

Fallece en el HUCA Hugo Fernández, el joven de 24 años gravemente herido en el accidente de El Entrego en el que perdió la vida su novia

MARTA VARELA LANGREO.

El dolor y la rabia se apoderaba ayer de las decenas de personas que se acercaron al tanatorio de Langreo para arropar a la familia del joven Hugo Fernández Zapico, que fallecía en la noche del viernes tras permanecer ingresado el HUCA mes y medio. El joven langreano es la segunda víctima mortal del fatal accidente de tráfico ocurrido en la zona entreguina de La Llaniella, en San Martín del Rey Aurelio el 25 de noviembre.

El joven vivía con su familia en el pueblo langreano de Les Cubes. Allí el dolor era si cabe mayor, algunos vecinos aseguraban que «llevamos sufriendo por la familia desde noviembre, había pocas esperanzas de que saliese adelante pero quisimos creer en un milagro que no llegó a producirse». Piden respeto para una familia que, aseguran, esta «hundida y exhausta porque lleva luchando mucho tiempo. Sus padres y hermano necesitan descansar y estar tranquilos. Tienen que asimilar que Hugo se ha ido definitivamente».

Los amigos de joven tampoco querían creerse la triste noticia. Acudían al tanatorio con la mirada perdida, les costaba verbalizar lo que sentían .«No sabemos qué decirle a sus padres ni a su hermano, siempre pensamos que podía salir adelante. Hugo era muy fuerte nunca pensamos que el desenlace iba a ser este», destacaban. Le recuerdan como un joven muy trabajador que «sabía luchar por sus sueños», muy unido a su familia y a sus amigos. «Llevamos echándole de menos desde que pasó el accidente».

Hugo permanecía en estado crítico desde aquella fatal tarde en la que el accidente se cobró la vida de su novia, la joven de 20 años Yoselín Vega. Ambos viajaban en la parte trasera del turismo siniestrado junto a un menor de diecisiete años cuyo estado era también grave, pero que ha ido recuperándose con el paso del tiempo. Por su parte, el conductor E. F. L., de 19 años, y A. F. L., de 20, sufrieron heridas leves.

Esta mañana Hugo Fernández recibirá cristiana sepultura en el cementerio de Ciaño. El lunes, a las seis de la tarde, se celebrará un funeral por su eterno descanso en la iglesia parroquial de San Esteban de Ciaño.

El terrible suceso tuvo lugar a las 20.30 horas del domingo 25 de noviembre. El vehículo, un Renault Megane de color gris, circulaba por la carretera AS-338, que conecta El Entrego con Bimenes, a la altura de la población de La Llaniella. Descendía por la vía en dirección a la localidad entreguina. En una curva, no muy pronunciada, el turismo siguió recto. Impactó en un primer momento con una valla protectora que arrancó de cuajo, dibujó en el aire una parábola de casi treinta metros hasta que cayó al suelo en una zona de huertas, que se encuentra a doce metros de desnivel.

El golpe fue brutal y el techo quedó completamente hundido. También chocó con un muro de una casa de aperos. La parte trasera del turismo fue la más afectada, en ella viajaban los dos fallecidos y un menor que está logrando recuperarse de sus múltiples heridas .

 

Fotos

Vídeos