Movilizaciones para reclamar mayor seguridad en la carretera de San Isidro

Vista de las actuales viseras antialudes en la carretera de San Isidro. / JUAN CARLOS ROMÁN
Vista de las actuales viseras antialudes en la carretera de San Isidro. / JUAN CARLOS ROMÁN

Empresarios turísticos, usuarios de las estaciones de esquí y vecinos se unen para exigir más medidas de protección contra aludes en la AS-253

A. FUENTEPUERTO DE SAN ISIDRO.

Fue en 2009 cuando el Principado culminó una obra dirigida a aumentar la seguridad de la carretera de San Isidro, la AS-253, en varios puntos. Son las tres estructuras de hormigón actuales, las viseras antialudes, que protegen, en parte, esta calzada. Pero desde su inauguración se encontraron puntos débiles. La nieve, en invierno, se acumula en los laterales y cae sobre la vía. También arrastrar piedras y árboles que dificultan la acción de las máquinas quitanieves. «Es un clamor entre los propios usuarios de las estaciones de esquí de Fuentes de Invierno y San Isidro, los empresarios de la hostelería y los propios vecinos; urgen una solución a este problema», apuntaba ayer Armando Valdés, presidente de Aller Experiencias, la asociación que aglutina al sector turístico del municipio.

En abril del año pasado representantes de esta asociación mantuvieron un encuentro con el entonces consejero de Infraestructuras y ahora senador socialista, Fernando Lastra. «Hubo entonces un compromiso para que técnicos del Principado analizaran la situación y propusieran las mejores soluciones, ya sea la instalación de mallas, el refuerzo de vallas o alargar las actuales viseras. Se trata de una petición importante de cara a mantener el acceso a las pistas de esquí, fundamental para mantener la actividad económica en esta zona, pero también por la seguridad de los propios usuarios». Valdés recordaba que fue, precisamente, el accidente de un coche que quedó atrapado por un alud lo que propició a construcción de las estructuras actuales. «No queremos que vuelva a suceder», remarcó.

Desde el colectivo empresarial señalan que «es ahora» cuando se debería de realizar el estudio necesario para determinar los riesgos -que se concentran, sobre todo, en la zona de Riofrío- y buscar soluciones.

«Es una trampa»

Se trata de una petición a la que también se suma el Partido Popular de Aller; el edil Toño del Peño asegura que esa carretera, sobre todo en su parte alta- «es una trampa para los conductores cuando llega la nieve, y llevamos más de diez años pidiendo una solución definitiva a unas viseras que, se demostró, no han sido del todo eficaces».

Por otro lado, también preocupa en Aller Experiencias el corte parcial de la carretera del corredor -la AS-112- a la altura de Moreda; el desprendimiento de parte de la calzada al río mantiene restringido el tráfico en sentido Ujo. «Esto puede provocar molestias entre los usuarios de las estaciones de esquí», dijo Valdés. Ya se ha licitado la obra para su reparación, pero puede que llegue tarde.