Multitudinaria despedida al sacerdote Nicanor López Brugos

Multitudinaria despedida al sacerdote Nicanor López Brugos
JUAN CARLOS ROMÁN

El presidente del Principado, Javier Fernández destacó que López «vivió pendiente de Mieres y de los mierenses siempre»

Marta Varela
MARTA VARELASan Martín del Rey Aurelio

Mieres se unió para despedir multitudinariamente a su cura, a Don Nicanor. El templo de San Juan Bautista se quedó pequeño, este medio día, todos querían estar presentes en el funeral de Nicanor López Brugos el que fuera sacerdote de esta parroquia durante más de medio siglo. Allí estaban políticos de toda índole, sacerdotes, catequistas, representantes del movimiento vecinal y cultural peor sobre todo estaban ellos decenas de mierenses anónimos seguidores de su cura. «Don Nicanor era de los vecinos de Mieres, un cura como debe ser de pueblo siempre junto a los vecinos», aseveraba Asunción Suárez.

Y ese estar al lado de sus vecinos lo recordó durante la homilía el párroco actual de esta iglesia José Luis Menéndez: «Su compromiso era tan grande que no vivió para él, sino que vivió para los demás».

En el aspecto más institucional acudieron al templo mierense expresidentes como Pedro De Silva y Juan Luis Rodríguez-Vigil, actuales consejeras como Dolores Carcedo y Pilar Varela. De forma mayoritaria la corporación mierense con su alcalde Aníbal Vázquez a la cabeza. Tampoco quiso faltar el presidente del Principado, Javier Fernández quien conocía personalmente a Don Nicanor: «Vivió pendiente de Mieres y de los mierenses siempre», aseveró.

Nicanor López Brugos fallecía en Gijón el pasado 31 de octubre, recibió cristiana sepultura el pasado jueves en el cementerio mierense en el panteón donado por la familia Muñiz Prada junto a otro sacerdote mierense Valeriano Miranda fallecido en 1927.

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos