El futuro de Pajares pasa por el turismo

Diversas entidades defienden la viabilidad de la rampa como trazado histórico | La Plataforma para la Preservación del Puerto considera que sería útil como vía alternativaante la negativa de Adif a mantener su uso

El futuro de Pajares pasa por el turismo
Un tren sobre el puente desaparecido de Matarredonda, viaducto que se instaló en la rampa de Pajares para salvar pequeños arroyos en el trazado. / E. C.
ALEJANDRO L. JAMBRINA

Se acaban de cumplir 134 años desde la puesta en marcha del servicio de la línea ferroviaria de Pajares. Después de más de un siglo de historia, este antiguo trazado afronta ahora la que parece ser su etapa final, ante el avance de la nueva variante ferroviaria para Alta Velocidad, que tantos retrasos ha sufrido. Algunos temen desde hace tiempo por el futuro de la rampa de Pajares, un elemento histórico y patrimonial de gran importancia en la red ferroviaria estatal.

Esta incertidumbre ha crecido en las últimas semanas, ante la negativa de Adif a mantener el trazado tras la apertura de los túneles de la variante. La presidenta de la compañía, Isabel Pardo de Vera, aseguró recientemente en una entrevista a ELCOMERCIO que «no nos podemos permitir financieramente mantener la actual rampa después de hacer una variante que ha costado casi 4.000 millones». Pardo de Vera defiende que «esa vía centenaria no es competitiva por mucha inversión que hagamos. Simplemente adecuarla sin mejorar sus prestaciones costaría 700 millones», argumenta. El problema, asegura, son sus radios de curva y las pendientes, que limitan la carga y longitud del convoy.

Frente a estos hechos, son varias las agrupaciones y colectivos que trabajan por poner en valor el actual trazado, así como su importancia patrimonial e histórica. Una de estas agrupaciones es la Plataforma para la Preservación del Puerto Ferroviario de Pajares, de la cual forma parte el doctor en Historia del Arte Guillermo Bas. En su opinión, el futuro de la rampa pasa por varios puntos fundamentales a tener en cuenta: «Lo primero que habría que tener en consideración es la posibilidad de mantener el trazado con diferentes usos combinados entre sí. Podemos tomar de ejemplo otros países europeos, como Suiza, donde tienen trazados mucho más antiguos que han arreglado y mantenido, pero en ningún caso se han planteado abandonar», señala Bas.

En su opinión, «la realidad es que existe un trafico de viajeros suficiente hasta Puente de los Fierros que se debe mantener y potenciar. Ahora bien, se deben establecer unos horarios razonables de media distancia, con varias relaciones al día y que suponga un complemento real al transporte de carretera».

En cualquier caso, no olvidan que la intención de Adif va por otro camino. Por eso, ante la dificultad de mantener el uso de la vía, plantean otras opciones para conservar el trazado con vida. La primera opción que consideran viable sería mantener la rampa de Pajares como un banco de pruebas del sector ferroviario nacional. «En los últimos cien años, en Pajares se han probado materiales y motores. Las características geográficas son únicas y lo que aguanta aquí puede aguantar en cualquier lugar», defiende Bas. Otro posible uso, según su opinión experta, es mantener el trazado como una vía alternativa. «Nadie piensa en ello, pero por el tipo de estructura que es la variante, en cualquier momento puede haber algún desprendimiento, sobre todo en la zona de Campomanes. Si eso ocurre, Asturias entera se quedaría aislada e incomunicada», advierte el académico.

Pero la principal alternativa que le queda a la rampa es potenciar su uso turístico. «La idea es convertirlo en un ferrocarril histórico, dar a conocer sus valores técnicos, paisajísticos y arquitectónicos. Se debe de conservar, recuperar y llevar a cabo una musealización a gran escala».

En este proyecto están de acuerdo en la asociación Vindonnus por el patrimonio cultural de Lena. David Ordóñez es uno de sus representantes y defiende que fueron los primeros en apostar por alternativas turísticas ligadas al trazado ferroviario. «Nuestros recursos son limitados, pero desde la asociación estamos organizando rutas guiadas y jornadas culturales y publicamos artículos con el objetivo de difundir el valor patrimonial de la rampa y su posible aprovechamiento turístico y deportivo en los próximos años», señala Ordóñez, que incide mucho «en su valor histórico y en su aprovechamiento para el concejo de Lena». Las rutas turísticas que se han desarrollado durante el último verano han tenido un gran éxito, «y seguiremos haciéndolas. También se han planteado ideas como el aprovechamiento de las antiguas estaciones como museos, «e incluso como albergues de peregrinos o espacios utilizables por los vecinos», señalan.

 

Fotos

Vídeos