Hunosa adjudica la redacción del proyecto de la geotermia del Fondón por 85.000 euros

Imagen del pozo Fondón en Langreo. / JUAN CARLOS ROMÁN
Imagen del pozo Fondón en Langreo. / JUAN CARLOS ROMÁN

Se trata del primer paso para poder extender la red energética desde este pozo minero a diversos edificios de Langreo

ALEJANDRO FUENTE LANGREO.

Hunosa avanza en sus planes para expandir su energía alternativa de la geotermia en las comarcas mineras, en este caso, en el Nalón. La hullera pública acaba de adjudicar la dirección de obra y la redacción del proyecto para la construcción de la red de calor a diferentes edificios en el entorno del Pozo Fondón a la empresa Magna Dea por un importe que casi llega a los 85.000 euros. La empresa logra un considerable ahorro ya que el precio de licitación inicial estaba fijado en 130.000 euros. La adjudicataria tiene ahora un plazo de ejecución de tres meses. Se estima que el final de la obra total -incluida la ejecución material- se concluya en marzo de 2020.

Este proyecto quiere dar continuidad a la iniciativa que ya funciona en Mieres desde el pozo Barredo. El aprovechamiento, en detalle, consiste en suministrar calor a diferentes edificaciones de Langreo a partir del agua acumulada en las minas. Cuando una explotación minera es abandonada, todos los túneles y galerías de los que se compone se van inundando de forma natural. Se aprovecha uno de los denominados 'costes perpetuos' para evitar que la mina se anegue totalmente, ya que se tiene que bombear obligatoriamente para evitar daños estructurales. A mayor profundidad, la temperatura aumenta. Es por ello que parte de este agua caliente se puede extraer y enviar a un intercambiador de calor, una máquina que extrae parte de la energía. El siguiente paso es enviar este agua a una bomba de calor, que incrementa su temperatura entre 40 y 70 grados, lo necesario para el suministro energético en los edificios que lo contraten.

Cinco edificios en principio

El proyecto en el Nalón plantea el suministro de calor a un total de cinco edificios repartidos por el centro urbano de La Felguera. Se trata del centro deportivo Juan Carlos Beiro, la residencia de Nuestra Señora del Fresno, el edificio de Langrehotel, el centro de salud de la localidad y las viviendas ubicadas en el número nueve de la calle Dolores Ibárruri.

La elección no se hace al azar. Desde la empresa se explica que la ubicación y el tipo de suministro que necesitan estas edificaciones las convierten en infraestructuras idóneas para probar esta técnica, con sistemas de calefacción central. El Gobierno del Principado, se detalla en el texto de licitación, propició el fomento de este tipo de iniciativas energéticas para optar a subvenciones cofinanciadas por la Unión Europea a través del Fondo de Desarrollo Regional (Feder) en régimen de concurrencia competitiva. Así, en 2017, Hunosa, ha sido adjudicataria de una ayuda de 1,1 millones de euros para una inversión estimada de 2,7 en total. Este gasto contempla el desarrollo de la geotermia en Mieres (hacia edificios del campus universitario y del centro urbano, en una promoción de La Mayacina) conformando el primer 'district heating' geotérmico, el mayor de España.

En Mieres, el funcionamiento del sistema es todo un éxito y ejemplo de aprovechamiento de energías renovables. Además de la Escuela Politécnica y a 248 viviendas de La Mayacina, se amplía la red para llegar al Instituto de Educación Secundaria Bernaldo de Quirós. En la actualidad el servicio se presta al Hospital Álvarez-Buylla, a la sede de la Fundación Asturiana de la Energía (Faen).

Temas

Langreo