El ingeniero Pablo Rodríguez, Thyssen, La Montera y Xosé Ambás, premios Marino Gutiérrez

El jurado del premio especial, formado por Francisco Larrea, Miguel Ramos, José María Díaz, Jesús Rodríguez, Sagrario Fernández, Eduardo del Valle, Nino Antuña, Vicente Lozano y Enrique Cuyás. / ROMÁN
El jurado del premio especial, formado por Francisco Larrea, Miguel Ramos, José María Díaz, Jesús Rodríguez, Sagrario Fernández, Eduardo del Valle, Nino Antuña, Vicente Lozano y Enrique Cuyás. / ROMÁN

La fundación langreana, que presentó también su orquesta de cámara, prevé celebrar la gala de entrega de galardones en el mes de febrero

A. FUENTE LANGREO.

Con un sonoro aplauso. Así finalizaban, ayer por la tarde, las deliberaciones de los diferentes jurados para determinar quiénes son merecedores de los premios anuales de la Fundación Marino Gutiérrez Suárez, quien fuera empresario y benefactor de las comarcas mineras y de toda la región. En uno de lo salones de Langrehotel, en La Felguera, se iban desgranando los nombres de quienes merecen su reconocimiento.

Así, el premio especial ha recaído en el langreano Pablo Rodríguez Rodríguez. Ingeniero de Telecomunicaciones por la Universidad Pública de Navarra, continuó sus estudios en el King College de Londres, formándose en sensores electro-ópticos. Se doctoró en Ciencias de la Computación en L'École Polytechnique Fédérale de Lausanne, al mismo tiempo que trabajaba para la compañía norteamericana de comunicaciones AT&T, donde desarrolló sus primeras patentes. En la actualidad, es director ejecutivo de Telefónica Innovation Alpha, una unidad de investigación cuyo objetivo es «crear proyectos para afrontar los retos de la sociedad con ideas radicales y tecnología pionera».

El galardón a la Innovación, Promoción y al Desarrollo de la región es para la empresa ThyssenKrupp Norte. El jurado destaca «su implantación en Asturias después de veintisiete años de actividad, en los que no solo se ha consolidado, sino que se ha convertido en una organización eficiente, productiva, con un gran compromiso por parte de sus trabajadores, actuando como motriz de la pequeña y mediana empresa que gira a su alrededor».

Fue la primera planta de ThyssenKrupp que se instaló en la región, en el polígono de La Pereda en Mieres, en el año 1991. Dedicada a la fabricación de escaleras y pasillos rodantes, da empleo a 450 personas. La factoría acaba de terminar las estructuras para el metro de Doha, en Catar, y ya está trabajando en las del metro de Riad, en Arabia Saudí, que espera tener finalizadas en el mes de marzo. Su director, Íñigo Landa, considera que este premio «es un reconocimiento a una larga trayectoria en Asturias», máxime cuando la región está tristemente azotada por la crisis que supone el cierre de Alcoa. «Está bien que se reconozca a empresas que dan carga de trabajo, tienen beneficios y están contribuyendo a que el tejido industrial asturiano no desaparezca», añadió.

La fundación también quiso premiar la labor de impulso cultural con el galardón Verdes Valles Astures, que en esta ocasión ha ido a parar a manos de Xosé Antón Fernández 'Ambás'. «Este jurado valora su papel en la recuperación y difusión de nuestras raíces y el ser dinamizador de tantos proyectos vinculados a la tradición asturiana, haciendo mención a toda la geografía del Principado».

Valores humanos

En la categoría de Valores humanos y Bienestar social, la premiada ha sido la asociación cultural, deportiva y recreativa La Montera, de Sama de Langreo, que data de 1912. El jurado quiere, de este modo, «destacar su gran bagaje en actividades culturales y deportivas a lo largo de sus más de cien años de vida y el importante capital humano que representa». El presidente de este colectivo, Luis Gonzaga, se mostró sorprendido por al reconocimiento, ya que la entidad, con 3.500 asociados, había figurado como candidata en anteriores ocasiones sin llegar a ser seleccionada. «Nació hace 106 años, y estamos muy contentos por este reconocimiento», afirmó Gonzaga. El año que viene, apuntaba, se van a cumplir los cien años de su sede social, «ubicada junto al parque Dorado en el centro de Sama, y es obra del arquitecto Francisco Casariego. Vamos a adecuarla para su cumpleaños», adelantaba.

Tras las lecturas de las actas, se presentó la que va a ser la Orquesta de cámara de la Fundación Marino Gutiérrez Suárez, formada por jóvenes músicos y que se ofrece para eventos de todo tipo en el municipio. La gala de entrega se celebrará a finales del mes de febrero de 2019, en una fecha aún por determinar y que se dará a conocer más adelante.

Temas

Langreo