«La investigación del crimen de Iván Castro fue muy larga y complicada»

El capitán Jorge Pérez, la funcionaria María del Rosario Crianzo y el inspector Raúl Álvarez. / J. M. PARDO
El capitán Jorge Pérez, la funcionaria María del Rosario Crianzo y el inspector Raúl Álvarez. / J. M. PARDO

El jefe de la Comisaría de Mieres, Ignacio Ramón González-Cachón, destaca el alto índice de resolución de delitos denunciados, que llega al 60% El inspector Raúl Álvarez, condecorado por su «dedicación» en el caso de La Felguera

M. VARELA / A. FUENTELANGREO/MIERES.

Las comarcas mineras son lugares «seguros para vivir» con unos datos de criminalidad que continúan por debajo de la media asturiana y española. Se denuncian 28 delitos por cada 1.000 habitantes. Así lo confirman las estadísticas que se manejan desde las comisarías de Langreo-San Martín del Rey Aurelio y Mieres que ayer hicieron públicos en la festividad de sus patronos los Santos Ángeles Custodios.

Honorino Montes, jefe de la comisaría de Langreo-San Martín del Rey Aurelio presidió el acto de los patrones de la Policía Nacional en la comarca del Nalón, en el incomparable marco del Museo de la Minería de El Entrego. «El último en el que tengo la responsabilidad de dirigir estos actos», dijo en referencia a su jubilación.

Entre las distinciones otorgadas en dicha celebración, una especial, la del inspector langreano Raúl Álvarez por «su especial dedicación» en el caso del crimen del joven Iván Castro, el joven asesinado a tiros en un garaje de La Felguera el 7 de diciembre de 2017. Recibió la Cruz al Mérito Policial con distintivo blanco. «Fue una larga y complicada investigación, en la que no se podían cometer fallos que diesen al traste con las pruebas que finalmente deberían llevar a los autores ante la justicia», destacó el comisario. Una operación en la que además participó un equipo de la jefatura de Oviedo y otro de la comisaría central de Madrid.

Aumentan en el Caudal los delitos relacionados con la compra de productos por internet

En la jornada se reconoció también la labor de la titular del Juzgado número uno de Langreo y de la Fiscalía. También se condecoró al capitán jefe de la Guardia Civil en Langreo, Jorge Pérez, por «su leal colaboración» en la búsqueda de la seguridad de los vecinos; a la funcionaria María del Rosario Crianzo por su trayectoria, y como testimonio de agradecimiento y por su disposición a colaborar, se homenajeó al teniente coronel del Ejército de Tierra, David Cuesta.

Las estafas cometidas por internet son actualmente la mayor preocupación de los agentes destinados en el Nalón. De enero a septiembre de 2011 se denunciaron siete delitos de este tipo, mientras que en el mismo periodo de este año han sido 136 las denuncias tramitadas.

Por su parte, el jefe de la comisaría de Mieres, Ignacio Ramón González-Cachón, presidió el solemne acto de la festividad, que se celebró en la Casa de Cultura. Indicó que el índice de criminalidad «está mantenido», situándose en parámetros similares a los del año pasado; lo que sí quiso destacar es el grado de resolución de casos denunciados, que alcanza el 60%. «Es una tasa muy alta, podemos decir que es la envidia; estamos haciendo un trabajo muy importante y la suerte que tengo es contar con mi equipo, que es de lo mejor». Apuntó a que, hasta la fecha, se han cometido unos 400 infracciones penales en la zona. «Pero cabe destacar que se han incrementado los casos de delincuencia a través de internet, como son los fraudes de compras por internet o el robo de contraseñas a través de 'phishing'. Esto no causa alarma social, como puede ser un robo con fuerza, algo que tenemos muy controlado».

En el acto se hizo entrega de tres distinciones a funcionarios de la Comisaría mierense por toda una trayectoria de trabajo; de este modo, recibieron la Orden al Mérito Policial con distintivo blanco Juan Lorenzo Marqués, Carlos Galán y Marcos Secades. González-Cachón elogió el trabajo que realizan todos los agentes en el municipio que se ha traducido en unos buenos resultados de eficacia policial.