Langreo amenaza con ir al juzgado si Iberdrola «no descontamina» Nitrastur

Terrenos de la antigua Nitrastur con la central de Lada. / J. M. PARDO
Terrenos de la antigua Nitrastur con la central de Lada. / J. M. PARDO

El Ayuntamiento reclama a la empresa energética que presente el plan de inversión para compensar el cierre de la térmica de Lada

ALEJANDRO FUENTE LA FELGUERA.

En el centro de Langreo hay una parcela con 210.000 metros cuadrados de suelo contaminado por mercurio, arsénico y plomo. Se trata de la parcela que albergaba la antigua planta de Nitrastur y que se encuentra ubicada sobre un relleno de cinco metros formado por cenizas de pirita de la fabricación de ácido sulfúrico. La propiedad es ahora de Iberdrola, que tiene su central térmica justo al lado de estos terrenos muertos. ¿Qué va a suceder en cuanto la empresa energética cierre esta planta y se marche? El alcalde, Jesús Sánchez, lo tiene claro; afirma que exigirá a la compañía «la descontaminación de esta superficie» y que estudiará todas las medidas legales a su alcance para que así se haga. Se calcula que la limpieza podría suponer un gasto de unos cuatro millones de euros.

Pero el regidor no solo se centra en esta herencia de terrenos, anexos a zonas habitadas. «Iberdrola no ha presentado proyecto alguno para compensar el cierre de la térmica, supongo que serán conscientes de que si cierran la central tiene obligaciones con el municipio, con los vecinos que estuvieron aguantando las incomodidades que generaba una instalación de este tipo».

«No se pueden ir sin más»

Sánchez espera que el Ayuntamiento cuente con el apoyo del resto de administraciones para obligar a Iberdrola a compensar a todo el concejo. «No pueden marchar sin más, y decir 'ahí os quedáis, gracias y hasta luego'».

El Gobierno quiere forzar a las eléctricas que decidan cerrar sus centrales térmicas a que presenten planes alternativos para las zonas, propuestas que permitan su revitalización económica. El Ministerio de Transición Ecológica asegura que no tiene la posibilidad de obligar a una compañía a mantener la actividad, pero sí les recuerda que «si quieren hacer negocio en España tienen que tener responsabilidad con los territorios en los que han estado usando sus recursos». El apagado de Lada está previsto para el próximo 2020.