Luz minera para la Virgen del Carbayu

La eucaristía fue seguida por cientos de personas. /
La eucaristía fue seguida por cientos de personas.

La alcaldesa mostró su apoyo a la plantilla de Vesuvius, recordó las grandes obras pendientes y pidió más consenso en el Ayuntamiento La Ciudad Tecnológica de Valnalón fue nombrada 'Langreano de Honor 2019'

MARTA VARELAEL CARBAYU (LANGREO).

La ermita de la Virgen de El Carbayu se oscureció ayer a la una de la tarde. Pero solo fueron unos segundos. Las luces de los cascos de cuatro exbrigadistas mineros iluminaron a la patrona de Langreo para portarla desde el interior del templo al exterior, donde se celebró la eucaristía y posterior procesión por el exterior de la ermita, que fue seguida por centenares de personas.

La patrona langreana salió de su ermita tras el nombramiento de la Ciudad Tecnológica de Valnalón como Langreana de Honor 2019. Su directora, Marta Pérez, rodeada de todo su equipo, dio las gracias por la distinción. Valnalón coge el testigo del Conservatorio de Música del Valle del Nalón, premiado el año pasado. La directora del centro educativo, Amparo Antuña Asenjo, ejerció de pregonera, recordó a sus antecesores y destacó «Langreo como un municipio lleno de historias con una gente forjada a base de trabajo duro». No obvió la lucha que se mantiene por evitar el cierre del conservatorio, «una lucha irrenunciable por el respeto a la cultura y a nuestro concejo».

«Vienen tiempos difíciles»

La alcaldesa, Carmen Arbesú, también tuvo palabras reivindicativas; mostró su apoyo a la plantilla de Vesuvius y aseguró que «respaldamos sus movilizaciones y trabajamos para evitar la marcha de la empresa y los despidos que acarrearía». Dijo a los langreanos que «vienen tiempos difíciles y cruciales, es solo una advertencia», en referencia a la posible marcha de la térmica de Lada. Y recordó las grandes obras que quedan pendientes porque «su finalización no es un triunfo personal, sino un avance para Langreo». La regidora lanzó también un mensaje al resto de la Corporación. «Echo en falta más consenso en el Ayuntamiento» y, tras disculparse en su nombre y en el de su grupo de ediles por sus posibles errores, pidió «más espíritu constructivo». «El Carbayu es un lugar y una oportunidad para la unidad. Y eso está bien», subrayó antes de animar a todos los presentes a disfrutar del día grande de las celebraciones.

La jornada continuó con sus verdaderos protagonistas, «los socios y visitantes, que son el alma de la fiesta y que no debemos perder», comentaba el presidente de la Sociedad de Festejos y Cultural Nuestra Señora de El Carbayu, Julio González. Así que comenzó a sonar la gaita y el tambor y con ellos llegó el folclore. Los socios acudieron a por el bollu preñau y la botella de vino, mientras que los manteles comenzaron a vestir las mesas dispuestas en torno a la ermita para compartir viandas y sidra. Unidad bajo la mirada de la patrona.

Temas

Langreo