«Necesitamos de todo para el albergue canino, nos lo encontramos vacío»

Tres perros, en el albergue canino de Langreo. / JESÚS MANUEL PARDO
Tres perros, en el albergue canino de Langreo. / JESÚS MANUEL PARDO

La protectora Benecane, que gestionará durante tres meses el complejo langreano, pide ayuda para conseguir comida y útiles para los animales

MARTA VARELALANGREO.

'Sole', 'Sultán', 'Zara', 'Willy', 'Maca', 'Justin', 'Denia' o 'Fanto' son algunos de los animales que esperan ser acogidos por alguna familia en el albergue canino de Langreo. Algunos llevan más de tres años en las instalaciones de Sama. Instalaciones que requieren mejoras, según reclaman los nuevos gestores. Desde hace días están haciendo un llamamiento a la población porque «necesitamos gasas, materiales de cura, bolsas de basura grande, lejía, salchichas, quesitos, latas de sardinas, cubos para usar de bebederos, collares, correas y comida húmeda entre otros».

¿El motivo? El pasado 1 de agosto concluía el contrato de gestión del equipamiento, fecha en la que la asociación protectora de animales Benecane decidió asumir la gestión, en principio por un periodo de tres meses. Desde que la entidad tomó las riendas de la albergue, ha contado en todo momento con el apoyo del Ayuntamiento de Langreo, propietario del equipamiento de Pajomal, pero no ha está siendo nada fácil. Aseguran desde Benecane que se encontraron «el albergue vacío, no dejaron casi nada». No quieren entrar a juzgar la situación, pero sí trabajar para revertirla y que el espacio para las mascotas reúna las condiciones adecuadas. Por ello reclaman ayuda para mejorar el equipamiento, que en los últimos tres años ha cambiado de gestión varias veces.

20.000 metros cuadrados

El albergue cuenta con 20.000 metros cuadrados, zona de cuidados y espacio para el adiestramiento y la formación. Los voluntarios podrán acudir a las instalaciones de 10 a 18 horas (salvo los jueves) y podrán sacar a pasear a alguno del más de medio centenar de inquilinos. Desde la protectora Benecane subrayan que en estos primeros días desde que asumieron la gestión, la afluencia de voluntarios ha sido «muy buena». Y recalcan que el objetivo de esta nueva etapa sigue siendo el mismo: encontrar personas que adopten a los animales.

Temas

Langreo