Una nueva restauración para las pinturas de Bendueños

El restaurador Carlos Nodal, en la anterior restauración. / J. M. PARDO
El restaurador Carlos Nodal, en la anterior restauración. / J. M. PARDO

La asociación Vindonnus considera que harán falta más fases para proteger la totalidad de los murales, únicos por sus representaciones

A. FUENTELENA.

Este mes dará comienzo la segunda fase de la restauración de las pinturas murales del santuario de Bendueños, en el concejo de Lena. Se trata de unas labores que tienen un presupuesto de 18.000 euros, financiadas por el Principado, y que se ejecutarán a lo largo de los próximos tres meses. Desde la asociación Vindonnus, colectivo que se fundó precisamente para proteger esta pequeña iglesia -ubicada entre los valles del Huerna y del Pajares- se indica que ya se encuentra restaurado el 25% de la superficie total del camarín decorado; pero el resto, alertan, sigue en peligro. Por eso afirman que van a ser necesarias otras nuevas fases para evitar que las representaciones desaparezcan.

¿Qué tienen de especiales estas pinturas? Más que su antigüedad, ya que datan del siglo XVIII, son más que peculiares sus representaciones. «Tienen un contenido simbólico y 'simbológico' muy importante», indicaba el presidente de Vindonnus, el arquitecto Ordóñez. Hay motivos exóticos como loros o figuras negras, con muchos indigenismos. Algo muy raro en una aldea asturiana. Y no solo eso, también hay representaciones mitológicas muy cultas cuando, por aquel entonces, lo normal era pintar escenas de pasajes de la Biblia con fines de adoctrinamiento. En Bendueños, sin embargo, era diferente. Las imágenes policromadas muestran que los curas y los nobles que entraban aquí tenían unos conocimientos muy superiores a los del resto de la población. Se trata de algo totalmente fuera de lo común.

El encargado de ejecutar esta segunda fase va a ser el restaurador Carlos Nadal, quien ya intervino el año pasado. Previamente, se hizo un importante estudio de la situación de los murales, con un completo mareado realizado con un dron. El Gobierno regional declaró el pasado mes de julio Bien de Interés Cultural (BIC) el santuario. Se trata de un conjunto monumental cuyas primeras referencias documentales datan del año 905, pero que representa en la actualidad un estilo renacentista tardío. La construcción que ha llegado a la actualidad es la de 1582, año en que concluyeron las obras de renovación de la iglesia.

Temas

Lena