Las operarias de cementerios de Langreo los cierran acompañadas por la Policía

El cementerio de Sama, ayer, minutos antes de proceder a su cierre. / JUAN CARLOS ROMÁN
El cementerio de Sama, ayer, minutos antes de proceder a su cierre. / JUAN CARLOS ROMÁN

Algunos empleados municipales consideran que la medida es desproporcionada, mientras otros la defienden por «el mal clima del trabajo»

MARTA VARELA LANGREO.

Las trabajadoras de los camposantos de Langreo no acuden solas a cerrar las instalaciones, lo hacen acompañadas de agentes de la Policía Local, según ha podido conocer EL COMERCIO. El motivo principal es proteger su integridad ante el temor de posibles episodios violentos debido al conflicto creado en el área municipal de cementerios.

La medida fue adoptada por el equipo de gobierno una vez que tuvo conocimiento del problema existente en este servicio. Algunos operarios ya fueron apartados y trasladados al área de Servicios Operativos tras la denuncia presentada por una trabajadora que denunció acoso laboral por parte de algunos compañeros. Un traslado que no resultó efectivo, ya que en la zona común de la nave de Valnalón, se produjo un conato de agresión hace apenas seis días.

Con el acompañamiento de los agentes se busca evitar este tipo de comportamientos y que las operarias no acudan solas a cerrar los cementerios, un trabajo que se realiza en torno a las seis de la tarde de lunes a viernes, y casi una hora más tarde los fines de semana. El temor a que se produzcan episodios violentos ha generado otras peticiones que por el momento no han sido aceptadas, como la presencia de policías durante un sepelio. El responsable de la Policía Local langreana no ha creído necesario llegar a este extremo, ya que se trata de un acto muy personal.

La medida de que las trabajadoras acudan al cierre acompañadas no ha sido igualmente aceptada por todos los empleados municipales, Algunos, incluso, la han criticado al considerarla desproporcionada. Algo de lo que disienten otros trabajadores públicos, que no descartan que puedan producirse nuevos intentos de agresiones «por el mal clima del trabajo».

Investigación abierta

La investigación en el área de cementerios de Langreo lleva abierta varios meses. El 4 de diciembre de 2018 el equipo de gobierno abrió un expediente tras conocer una serie de conductas que podrían ser motivo de acoso laboral entre septiembre y octubre. A eso se sumó que durante la tramitación del mismo, en el mes de febrero, se registraron posibles conductas delictivas en el ámbito de gestión de la chatarra -que se vendía en lugar de ser enviada a Cogersa- y cobros indebidos de las funerarias, así como el presuntos trabajos externos realizados en horario laboral. La gravedad de tales conductas hizo que el expediente se llevase hasta la Fiscalía a principios de este mes.

Temas

Langreo