La perrera de La Cabana, que costó 400.000 euros, lleva nueve años abandonada

M. VARELA MIERES.

El proyecto para crear una perrera municipal en la zona de La Cabana, en el valle mierense de Turón, se terminó en 2010 tras una inversión de 400.000 euros de los denominados planes anticrisis del Gobierno central. El equipamiento, muy necesario para el concejo, nunca llegó a ponerse en servicio. Nueve años después presenta un aspecto de ruina y dejadez, tras haber sufrido innumerables ataques vandálicos sin que nadie encontrase una fórmula para darle uso.

Los vecinos, viendo su deterioro explican que «ahora no nos extrañaría que tuviese que derribarse». El proyecto nunca contó con la aceptación ciudadana, «ni se nos preguntó, ni se diseñó bien. Es muy grande y cerraba el paso a la bocamina San Víctor», subrayan. Dos circunstancias que les llevaron a denunciar; los jueces les dieron a razón. La solución era derribar parte de la estructura y dejar un paso hacia la bocamina, pero no se actuó sobre el proyecto inicial.

El tiempo fue pasando y con él desapareció la mayor parte del cierre perimetral, las puertas, el motor del portón de acceso y parte del mobiliario. También se rompieron cristales y numerosos elementos.

En 2012, el equipo de gobierno de IU trabajó para intentar legalizar la instalación, pero finalmente el proyecto no llegó a término. Ahora es complicado que pueda dársele un uso en vista a su deterioro. Desde el Ayuntamiento continúan trabajando en encontrar una solución. Los vecinos temen que «van a tirar 400.000 euros de hace diez años y todo por no contar con nosotros, ni con nadie», critican.

Temas

Mieres