El Principado descarta la vía urgente para tramitar el arreglo del corredor del Aller

Estado en el que se encuentra el corredor del Aller desde el pasado mes de enero. / JUAN CARLOS ROMÁN
Estado en el que se encuentra el corredor del Aller desde el pasado mes de enero. / JUAN CARLOS ROMÁN

El Ayuntamiento ha invertido más de 600.000 euros en las obras por los daños de las últimas riadas y ha pedido ayudas estatales

ALEJANDRO FUENTE

Se trata una de las principales carreteras de la red viaria regional. El corredor del Aller conecta poblaciones importantes del municipio con la autopista A-66 en el nudo de Ujo. También es una de las principales conexiones con la estación invernal de Fuentes de Invierno, en lo alto del Puerto de San Isidro. Se calcula que son unos 15.000 vehículos los que transitan cada día por esta calzada, la AS-112, que se encuentra parcialmente cortada a la altura de Moreda por el temporal del pasado enero. La crecida del río se llevó parte de la plataforma dejando en el aire el asfalto de uno de los carriles. El alcalde, David Moreno, mantiene una comunicación constante con el Principado, desde donde ya se ha informado de que la tramitación de la obra, que será de envergadura, se tramitará por la vía convencional, descantando así una actuación de emergencia.

El propio regidor explicaba el principal motivo: no hay un corte total del tráfico. Uno de los carriles, el de dirección a Cabañaquinta, permanece abierto. Por el contrario, la circulación entra por el nudo de acceso y se desvía por el centro urbano de Moreda. Por lo tanto, de momento, se carece de plazos de inicio de las obras o de un coste estimado para asentar el talud y rehabilitar la parte de la calzada perdida. Eso no quiere decir, continuaba Moreno, que no se esté haciendo nada; los técnicos de la Consejería de Infraestructuras han comenzado a determinar la mejor solución técnica para, posteriormente, redactar un proyecto de actuación en zona.

No es la primera vez que esta carretera sufre incidencias de este tipo. En febrero de 2013, también por las intensas lluvias, había un argayo que cayó sobre la calzada a la altura de Corigos. Al mes y medio se reabrió la circulación tras invertir el Principado unos 300.000 euros.

El actual deslizamiento se suma a la obra de emergencia que impulsa el Adif para restablecer la circulación ferroviaria en la línea de Feve entre Baíña y Collanzo. La crecida del río se llevó la plataforma de la vía en Cabañaquinta. El coste del arreglo es de 1,6 millones de euros.

El Ayuntamiento allerano, por su parte, cuantifica en unos 600.000 euros el coste que ha afrontado por los daños registrados por el temporal y ya ha pedido ayudas estatales para recuperar parte del dinero.

Más

Temas

Aller