«No queremos crear una alarma, pero tampoco vivir inseguros en el barrio»

La barriada de San Antonio, en Ciaño, donde los vecinos aseguran que ha habido robos en pisos sin habitar. / JUAN CARLOS ROMÁN
La barriada de San Antonio, en Ciaño, donde los vecinos aseguran que ha habido robos en pisos sin habitar. / JUAN CARLOS ROMÁN

Vecinos de San Antonio, en Ciaño, temen que aumenten los robos y las okupaciones tras registrarse dos en viviendas sin habitar

MARTA VARELACIAÑO (LANGREO).

Los vecinos de Ciaño no se sienten seguros. Aseguran que ha habido al menos dos robos en viviendas sin habitar de la barriada de San Antonio y temen que vayan a más, incluso hablan de que ya ha habido okupas durante varios días en inmuebles que se encuentran deshabitados y que son propiedad de entidades bancarias. Algunos explican que se han sacado muebles y otros enseres de estos edificios y temen que los ladrones puedan hacer lo mismo en otras viviendas, sobre todo ponene el acento en aquellas casas que están vacías en largas temporadas debido a que sus propietarios no residen habitualmente en Ciaño.

«Más vale prevenir antes que tener que lamentar este tipo de situaciones», explicaba ayer un vecino. «En cuanto veamos algo raro o sospechoso, llamaremos a la Policía, porque tenemos que proteger nuestro barrio», añadía. Por ello aseguran que estarán vigilantes y confían en que sean solo episodios puntuales. «No queremos crear alarma, pero tampoco vivir inseguros en nuestro barrio de toda la vida», subrayan.

Con todo aseguran que este tipo de hechos delictivos podrían atajarse de contar con una mayor presencia policial, sobre todo, durante las noches. «Somos conscientes de que el concejo de Langreo es muy grande y no hay muchos agentes, pero el miedo a que entren en un piso y se queden en él a vivir es grande y no estaría de más que patrullasen algo por la barriada». En este sentido explican que «hay personas que toman el pueblo de Ciaño como diversión nocturna y cometen actos vandálicos. En otras partes como San Esteban se han roto árboles y bancos y parece que no pasa nada, ni se reprende a estos sinvergüenzas», lamentan.

Daños en el colegio La Salle

Fueron precisamente los vecinos de Ciaño y su movimiento asociativo quienes alertaron el pasado mes de julio de que las actitudes incívicas de algunas personas unidas a la falta de control en la zona, habían comenzado a dañar las instalaciones del colegio de San Antonio La Salle. El centro lleva cerrado un año y los vecinos de la zona aseguran que desde entonces ha sufrido un goteo de robos e incursiones. «Saltan la valla y entran», describía una vecina que aseguró que en una ocasión solo pudo ver a los autores «salir corriendo».

Desde su cierre la Asociación de Vecinos de Ciaño entendió que el edificio no podía quedar sin uso y ante la falta de espacios para que el movimiento asociativo del distrito desempeñase su trabajo, reclamó el mismo para dicho fin. El Ayuntamiento entonces trasladó la idea al Gobierno regional. En junio el Principado aprobó la cesión del mismo por espacio de cuatro meses, pero por el momento nada se ha hecho para ejecutar esta cesión al movimiento vecinal.

Temas

Langreo