«La reapertura del corredor del Nalón depende del estado de la montaña», afirman los técnicos

Los trabajos de 'picado' de la zona alta de la montaña. / J. C. ROMÁN

Lastra advierte de que «no escatimo ni en medios ni en recursos» para despejar de la AS-117 el gran argayo pero se ve incapaz de dar plazos

MARTA VARELA ANZÓ.

La súper grúa ya 'pica' la montaña de Anzó desde su cima. Grandes trozos de roca caen sobre el argayo que inutilizó el corredor del Nalón, la AS-117 en este punto, dejando aislados desde el pasado 22 de marzo a 1.500 vecinos de Caso. Es el primer paso para restablecer la principal vía de comunicación del concejo casín, que desde el miércoles cuenta con un paso alternativo abierto a todo tipo de vehículos.

Las labores de saneamiento de la montaña avanzan a buen ritmo desde la vertiente de Anzó, pero desde el Principado no se atreven a dar fechas de la finalización de los trabajos. «Depende de cómo esté la montaña. Vamos a retirar la grieta que es visible pero podría haber más, lo que nos obligaría a continuar saneando», explicaron a pie de obra los técnicos del Principado. mientras observaban atentos los continuos desprendimientos de piedra. Tímidamente comentaron que «debería estar antes del verano». Pero ni el propio consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Fernando Lastra, se aventuró a dar fechas ayer en la visita que realizó a las obras.

«Desde el primer día se está trabajando y hemos puesto todos los medios, los mejores que hay en España, y recursos necesarios para concluir lo antes posible y de forma segura», incidió Lastra que además mostró su apoyo a los alcaldes y a las Corporaciones de Sobrescobio y Caso que «desde el primer momento estuvieron pendientes de todo el proyecto y de atender a los vecinos». Unos trabajos que se están realizando, como adelantó EL COMERCIO desde la cima de la montaña situada a unos 42 metros de altura de la carretera desde primera hora de ayer, tras las pruebas realizadas el miércoles cuando llegó la súper grúa en dos piezas.

Plan de obras

No hay plazos pero algunos aventuran que podrían ser largos. Así el plan de obras ha comenzado con el saneamiento de la montaña. Calculan que en los próximos días podrían retirarse entre 10.000 y 15.000 metros cúbicos de piedra. Después, aconsejados por geólogos externos, se determinará la mejor forma de asegurar y estabilizar el talúd.

Realizadas estas labores de saneamiento y estabilización, se procedera a retirar las toneladas de piedra que están cayendo sobre la carretera, «probablemente dañando el asfalto». Por ello, se prevé que una vez descubierto el firme haya que renovarlo por los golpes que soportó en el primer desprendimiento y las toneladas de piedras y roca cuarcita que está soportando. El objetivo es «dejarlo en las mejores condiciones posibles».

Mientras dure la obra, el paso alternativo de Anzó será objeto de labores de mantenimiento para que pueda seguir siendo utilizado por todo tipo de vehículos y pueda servir para paliar las incomodidades que los vecinos de Caso llevan sufriendo desde hace aproximadamente un mes. Se calcula que a diario lo utilizan 200 vehículos. Entre ellos, turistas extranjeros que vienen a visitar el gran argayo.

 

Fotos

Vídeos