Reclaman al Ayuntamiento de Mieres que actúe contra el ruido que genera La Pereda

Podemos plantea al Consistorio que realice mediciones cuando los vecinos alerten del incremento de los humos en la central

ALEJANDRO FUENTE MIERES.

Los humos que salen de la central térmica de La Pereda han hecho saltar muchas alarmas. La primera, la de los propios vecinos que ya han presentado varias denuncias ante al Guardia Civil y el Principado. La asociación de La Rebollada hasta ha recurrido a la ministra de Transición Energética, Teresa Ribera, para que actúe en este conflicto y se evite la quema de residuos en estas instalaciones de Hunosa. Ayer, Podemos Mieres reclamó al Ayuntamiento que actúe también ante las quejas por el ruido que emite la central. «La vara de medir tiene que ser la misma para una gran empresa que para una pyme», se señala desde esta formación.

La ordenanza municipal en cuanto a la protección del Medio Ambiente «es bastante clara y establece una serie de criterios en los que se indican los niveles admisibles de ruido en el medioambiente urbano». Podemos recuerda que el pasado 29 de agosto, se dio la voz de alarma por parte de las personas que viven próximas a la térmica. «Los humos que salían por las chimeneas eran de un color poco habitual y una vez más se producía una contaminación acústica que, según los afectados, era superior al ruido permitido. Es por ello que hemos decidido solicitar al Consistorio que realice mediciones de ruido cuando se producen las alertas». Manuel A. Vicente, coportavoz de Podemos en Mieres, asegura que «algo tan sencillo» facilitaría, en gran medida, la convivencia entre la vecindad y la térmica.

Contra la incineración

Asegura también que «cuando se produce una denuncia, por ejemplo en un bar, se realizan mediciones para evaluar si se producen o no un exceso de decibelios por encima de lo permitido, pues con las instalaciones de la central debería procederse del mismo modo». Por eso considera que es preciso que inicien las gestiones oportunas para comenzar la elaboración de un mapa de ruido de la zona que permita conocer si existe contaminación acústica».

Recientemente, se ha conformado un conceyu para evitar que la central térmica sirva para quemar residuos -lo que el Principado denomina combustible sólido recuperado- con lo que se considera ello implicaría, esto es, un incremento de los niveles de contaminación ambiental.

Temas

Mieres

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos