Renfe recupera el servicio en Aller tras una semana sin tren entre Moreda y Collanzo

Viajeros en la estación de Feve de Cabañaquinta. / JESÚS MANUEL PARDO
Viajeros en la estación de Feve de Cabañaquinta. / JESÚS MANUEL PARDO

Los viajeros afirman que han perdido la confianza en la empresa y temen nuevas averías de las unidades que recorren la vía en el Caudal

A. FUENTE CABAÑAQUINTA.

La empresa ferroviaria Renfe anunció ayer por la mañana de que se había recuperado la normalidad en el trazado de ancho métrico -la antigua Feve- entre Moreda y Collanzo, en el concejo de Aller. La compañía pública finalizó el arreglo de la unidad averiada desde hacía una semana, el pasado jueves, cuando se averió una de las dos máquinas que cubren este servicio y se optó por mantener el tráfico entre Baíña, en Mieres, y Moreda. El resto del recorrido se realizaba con un transporte alternativo por carretera, lo que ha generado más que irritación entre los viajeros, los responsables políticos de la del Caudal y los colectivos vecinales que denuncian, desde hace tiempo, la merma de servicios públicos en Aller, como lo advierte también la asociación de Cabañaquinta.

A pesar de esta aparente normalidad, los usuarios ya no se fían de lo que pueda suceder porque, afirmaron que, han perdido «hace ya mucho tiempo» la confianza en la empresa. De hecho, preguntaban «a ver cuánto tiempo aguantaban los trenes sin volver a estropearse».

Y es que en nada ayudan las experiencias vividas por los viajeros en la jornada del domingo. El día comenzó con los transbordos por carretera. Después, se reforzó con una unidad para recuperar la normalidad, pero ésta se averió tan solo una hora después y quedó parada en Figaredo a las 13 horas. Al final, los viajeros desconocían cómo iban a realizar el recorrido y se acumularon, además, importantes retrasos. El lunes ya no hubo trenes desde Moreda. Los clientes llamaron a los teléfonos de información dispuestos por la empresa para conocer sin éxito las novedades que hubiera en el servicio ferroviario.

Quejas municipales

Desde la Asociación de Usuarios de Feve-Renfe criticaron que los problemas que sufre la vía estrecha asturiana son fruto de una mala inversión seguida de una total desinversión que han provocado un descenso continuado de la calidad del servicio.

En este sentido, también se posicionaron el alcalde de Aller, David Moreno, y el regidor en funciones de Mieres, Manuel Ángel Álvarez, quienes mostraron su malestar ante la situación de caos generalizada en la línea del Caudal y reclamaron inversiones para la mejora del propio trazado y de los trenes. Por su parte, la presidenta de la asociación vecinal de Cabañaquinta, una de las principales poblaciones afectadas por el corte ferroviario, instó a los usuarios a poner todas las quejas posibles en las estaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos