La reparación del corredor del Aller costará más de un millón de euros

Daños en el corredor del Aller tras el temporal del pasado enero. / JESÚS MANUEL PARDO
Daños en el corredor del Aller tras el temporal del pasado enero. / JESÚS MANUEL PARDO

El alcalde confía en que los trabajos puedan dar comienzo a lo largo del mes de junio, pero no hay todavía un plazo de ejecución

ALEJANDRO FUENTE MOREDA.

El temporal del pasado enero provocó la crecida del río que se llevó parte de la plataforma del corredor del Aller, la carretera regional AS-112, dejando en el aire el asfalto de uno de los carriles. El alcalde, David Moreno, mantiene una comunicación constante con el Principado, desde donde ya se ha informado de que la tramitación de la obra, que será de envergadura, se tramitará por la vía convencional, descartando así una actuación de urgencia. Pero eso no quiere decir que no se esté trabajando en una pronta solución, apuntaba el regidor. Por lo pronto, se espera que los trabajos puedan dar comienzo a lo largo del próximo mes de junio y se calcula que puedan tener un coste superior al millón de euros, lo que da cuenta de la importancia de la actuación. Lo que no hay es plazo de ejecución al no haber proyecto.

En marzo, el consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Fernando Lastra, afirmó que las obras para la reparación de la escollera de la carretera a la altura de Moreda, podrían comenzar en tres meses al ser tramitada por urgencia. Daba cuenta de este proceso al ser preguntado por el portavoz en la Junta General de Ciudadanos, Nicanor García, sobre qué criterios ha tenido en cuenta para determinar que la reparación de los desperfectos no se vaya a tramitar por la vía de urgencia. El titular regional precisó que la obra sí se tramitará por urgencia, lo que permite acortar a la mitad los plazos de tramitación y adjudicación, pero no por emergencia.

Tráfico desviado

El propio regidor explicaba el principal motivo por el que la obra no se haya tramitado por la vía de emergencia, como sí se hizo en los daños del corredor de Nalón a la altura de Blimea, calzada que también perdió parte de la plataforma por la crecida del río y cuyas obras dieron comienzo de forma inmediata; y es que en Aller no hay un corte total del tráfico. Uno de los carriles, el de dirección a Cabañaquinta, permanece abierto. Por el contrario, la circulación entra por el nudo de acceso y se desvía por el centro urbano de Moreda. Por lo tanto, de momento, se carece de plazos de inicio de las obras o de un coste estimado para asentar el talud y rehabilitar la parte de la calzada perdida. Eso no quiere decir, continuaba Moreno, que no se esté haciendo nada; los técnicos de la Consejería de Infraestructuras han comenzado a determinar la mejor solución técnica par redactar un proyecto de actuación.

No es la primera vez que esta carretera sufre incidencias de este tipo. En febrero de 2013, también por las intensas lluvias, hubo un argayo que cayó sobre la calzada a la altura de Corigos.

Temas

Aller