El Sanatorio Adaro, en obras para añadir trece camas para convalecencia y rehabilitación

La planta del sanatorio en obras para albergar nuevas camas. / ROMÁN
La planta del sanatorio en obras para albergar nuevas camas. / ROMÁN

La fundación que gestiona el antiguo hospital minero asume la totalidad de los gastos de ampliación, que superan los 300.000 euros

MARTA VARELALANGREO.

El Sanatorio Adaro está en obras. El objetivo, aumentar hasta 140 las plazas sus servicios de convalecencia y rehabilitación. Esto supone habilitar la antigua zona 'C', donde estaban los quirófanos y conocida como sala San José, como nueve habitaciones, con las que se lograrán 13 nuevas camas. Esa es precisamente la única zona del edifico que estaba sin restaurar y sin ningún uso.

Las previsiones apuntan a que los trabajos concluirán en otoño, para poder dar uso a las nuevas habitaciones a principios de 2020, un año después de lo anunciado en 2018. Poner en marcha la nueva zona supondrá generar unos nueve puestos de trabajo, en torno a seis de auxiliares de enfermería y al menos otros dos en el servicio de enfermería. Aunque no se descarta que el número sea superior, dependiendo de la ocupación del centro.

El presupuesto de los trabajos es de 275.121 euros y están siendo ejecutados por la empresa Almeida Albañilería y Construcciones, en el primer piso del edificio. Una vez finalizados se invertirán aproximadamente unos 100.000 euros en el equipamiento de las nuevas dependencias. Financiación que asume íntegramente la Fundación Sanatorio Adaro que gestiona el centro y de la que forma parte la Mancomunidad del Valle del Nalón.

Poner en marcha la nueva zona supondrá la creación de nueve puestos de trabajo

La ampliación persigue que el centro sea reconocido con la segunda Unidad de Convalecencia de la comunidad asturiana, tras la experiencia piloto de la residencia mixta de Gijón. El Sanatorio Adaro mantiene desde hace años un convenio con el Principado por el que se conciertan, hasta el momento, 91 plazas residenciales destinadas a personas mayores para convalecencias de larga duración. De estas plazas, 74 son indefinidas y las 17 restantes para una ocupación máxima de dos meses, que se pueden prolongar hasta cuatro. Además, se conciertan otras 35 camas para la rehabilitación de pacientes geriátricos. Dos servicios que están muy bien valorados por los usuarios, lo que le ha permitido mantener una ocupación superior al 95% de forma continuada. Mayoritariamente acoge a pacientes de las dos comarcas mineras.

Exposición en Santa Bárbara

Los primeros pasos de los trabajos han servido para recuperar, en la zona de los quirófanos, materiales utilizados en la primera mitad del siglo XX cuando el hospital era un referente en accidentes mineros. Utensilios que podrían formar parte de una exposición que prevé instalarse en el pozo mierense de Santa Bárbara, gracias a un convenio que se pretende suscribir con el Ayuntamiento mierense.

Temas

Langreo