Un tren de cercanías de Feve descarrila en El Entrego sin heridos

Un tren de cercanías de Feve descarrila en El Entrego sin heridos
El tren se salió de la vía a la altura de El Entrego. / J. M. Pardo

La línea está cortada y a los pasajeros se los lleva en autobús

Ramón Muñiz
RAMÓN MUÑIZ

Nuevo sobresalto en las cercanías asturianas. Un tren de ancho métrico (el asociado a la extinta Feve) que cubría la línea Gijón-Laviana se salió de la vía a la altura de El Entrego por causas que se investigan. El descarrilamiento ocurrió antes de las tres de la tarde, cuando el tren llevaba cuatro pasajeros. No hay heridos, pero el incidente ha obligado a suspender la circulación en el tramo afectado, entre Tuilla y el Entrego. Renfe tiene activado un plan alternativo de transporte para ofrecer autobuses a los viajeros de la línea entre Tuilla y Laviana.

Las incidencias empiezan a ser moneda corriente en una red, la asturiana, cuyas necesidades de inversión pasan de los 600 millones, según el Plan de Cercanías acordado entre el Principado y el Gobierno de Mariano Rajoy, y con el que el presidente Pedro Sánchez se ha comprometido.

Tras analizar su situación, los técnicos de Fomento elaboraron en noviembre un primer diagnóstico de las actuaciones que precisa la infraestructura. En él reconocían la existencia de 51 obras cuya prioridad calificaban de «alta» y que requerían 192 millones de inversión. De ellas, 31 actuaciones tasadas en 78,81 millones las proyectaban para el ancho métrico, la parte de la red antes explotada por Feve. Para estas líneas los funcionarios del ministerio llegaron incluso a fijar un cronograma de inversión, en función de las urgencias y preparación que precisaba cada reforma. El calendario estipulaba que en ancho métrico era posible y deseable inyectar unos 31 millones este curso y cerca de 32 el que viene.

Un matiz. Todas estas cifras responden al primer diagnóstico técnico con el que trabajó Fomento, un estudio que asumía ya que el plan de cercanías entonces en maduración precisaría de al menos 274,82 millones de obras en infraestructuras, entre las calificadas de prioridad alta, media-alta y media. Luego los argumentos de la consejería lograron disparar esa suma. En la presentación de diciembre las reformas sobre vías, catenarias, puentes, estaciones eléctricas y túneles de ancho métrico se habían elevado hasta los 517,54 millones, principalmente porque Fomento asumía la necesidad de reformar los cuellos de botella de Villabona y de Soto del Rey-Pola de Lena, intervenciones que por sí solas se calcula consumirían 208,6 millones. Las duplicaciones de vía comprometidas en abril, más las renovaciones de trenes y mejoras en estaciones son las que empujaron la cifra final por encima de los 600 millones.

Ese diagnóstico de noviembre es por tanto un documento de mínimos, que refleja las urgencias según las vieron los técnicos de Fomento. sin que el Principado interviniera. El panorama que describía ese primer chequeo delata amplias deficiencias en materia de seguridad. En ancho métrico indica que la red tiene más de un siglo, se hizo pensando en las mercancías y ahorrando al máximo en diseño y materiales. En consecuencia las líneas están en macizos y laderas «inestables de por sí», lo que ocasiona «una problemática persistente».

Los taludes en desmontes y trincheras son todo lo vertical que se pudo y con escasa distancia de seguridad, lo que desemboca en «una problemática de desprendimientos e inestabilidades muy acusadas». Este es «uno de los puntos críticos que cobra más »criticidad« si cabe en los tramos de cercanías», subrayaban unos funcionarios que atribuían «riesgo alto» de desprendimiento en siete trincheras, riesgo medio-alto en 24 y 15 de riesgo medio.

Materiales de «escasa calidad»

La construcción de terraplenes en suelos inestables «y con materiales de escasa calidad es causa de deslizamientos y hundimientos de terraplenes». Por ello hay 20 «registrados como críticos». El relato sobre los túneles no es mejor. El de Santoseso, de 333 metros, «tiene problemas estructurales, con desprendimientos de gunita y desplazamientos de hastiales» y por ello prohibición de avanzar a más de 30 kilómetros por hora. «Existen otros 14 túneles en este núcleo que requieren actuaciones de reparación urgente», reconocía el informe. Todos tienen desconchones, abultamientos, deformaciones, filtraciones de agua, grietas o desprendimiento de gunita.

Las pruebas de auscultación en puentes descubrieron que hay 14 con daños estructurales y de «urgente reparación». La variedad de obras con prioridad alta es amplia e incluye cuestiones tan elementales como «la eliminación de vegetación y arbolado» en los márgenes «por el riesgo que supone». Es un aviso que adquiere actualidad tras el accidente sufrido por un servicio Alvia que llevaba 97 pasajeros y se empotró contra un árbol que le cayó cerca de Villabona.

Temas

Feve