Valnalón, cuna del talento emprendedor

Los emprendedores de Valnalón premiados en la última edición./Juan Carlos Román
Los emprendedores de Valnalón premiados en la última edición. / Juan Carlos Román

El semillero de empresas impulsa 51 nuevos proyectos empresariales y 88 empleos en 2017 | El perfil del emprendedor es mujer, de 25 a 50 años, desempleada, con estudios medios y residente en el Nalón

ALEJANDRO L. JAMBRINA

El semillero de empresas de la Ciudad Industrial del Valle del Nalón (Valnalón) –dependiente del Principado a través de su Instituto de Desarrollo Económico, Idepa–, en su balance de 2017, que ha publicado, ha vuelto a recoger cifras positivas. El servicio ha visto incrementadas en un 25% el número de consultas, mientras que el número de proyectos empresariales aumentó un 14,47% en comparación con el año anterior.

En cuanto a las empresas y proyectos impulsados durante el año pasado, se formalizaron un total de 51 nuevos proyectos empresariales, que han generado 88 nuevos empleos. Desde Valnalón, apuntan que «el número de empresas creadas son datos inferiores a 2016 y 2015, pero muy superior al 2014». Inciden también en la importancia de trabajar con empresas existentes que necesitan desarrollar su asentamiento en su sector.

En el último año, en el semillero de proyectos de Valnalón se tramitaron también veinte iniciativas dentro de la convocatoria autonómica de la Ayuda para el Tiqué de Consolidación Empresarial de la Consejería de Empleo, Industria y Turismo.

El 52% son mujeres

Respecto al perfil de quien acudió a pedir asesoramiento a los servicios de información de Valnalón durante el pasado ejercicio, el documento recoge que el 52% fueron mujeres, de entre 25 y 50 años y en situación de desempleo. El 47% de los participantes habían cursado estudios medios y procedían directamente de la comarca del Nalón.

Uno de los emprendedores que inició su aventura en 2017 en Valnalón es Sergio Sierra. Tiene 37 años y gestiona una empresa online de compra y venta de objetos de segunda mano. «Me quedé sin trabajo y decidí que podría ser un buen momento para emprender mi propio negocio, por eso me acerqué a pedir asesoramiento», señala. Según su experiencia, desarrollar una empresa partiendo del semillero «es de gran ayuda por el asesoramiento completo y eficaz que te ofrecen», comenta.

«Los negocios online son peculiares. Me enseñaron a adaptarme a mis necesidades»

«Los negocios online son peculiares. Me enseñaron a adaptarme a mis necesidades» Sergio sierra - Compro tus Cosas

En su caso, Sierra estuvo trabajando directamente con el semillero durante cinco meses, «aunque el contacto continúa después, es uno de los puntos positivos». Para él, dice, hay un pilar fundamental, «el asesoramiento respecto a la financiación». También destaca el contacto con otros profesionales que se encuentran en una etapa de desarrollo similar. «Se crean unas sinergías profesionales muy útiles y se aprende mucho unos de otros, por tu cuenta no tienes tantas oportunidades», indica.

Ana María Herena es una langreana de 47 años que, tras dedicarse a la peluquería toda la vida, decidió dejar los peines para intentar sacar adelante una tienda de regalos centrada en los artículos hechos a mano por pequeños artesanos. «En mi caso empecé a trabajar con el semillero a través de las entrevistas colectivas, donde varios emprendedores poníamos nuestras ideas en común, algo muy útil en una etapa inicial», recuerda. Cuando se le asignó una tutora individual en Valnalón, comenzó a desarrollar su proyecto. «Lo primero que aprendes es que no vale solo con tener una buena idea, hay que saber construirla», explica. Para ella, lo más útil fueron los diversos talleres que se ponen al servicio de los nuevos emprendedores porque «aprendes nociones sobre financiación, impuestos, imagen de marca y marketing o leyes de protección de datos que si no es por ellos, ni te enteras».

«En Valnalón das los pasos correctos pero hay que saber trabajar solo y sacrificarse»

«En Valnalón das los pasos correctos pero hay que saber trabajar solo y sacrificarse» ana maría herena - Mi día favorito Decoración

Herena acudía varias veces a la semana a las tutorías del semillero y, tras casi un año de trabajo, nació su proyecto, Mi día favorito. Así se llama su nueva tienda de regalos y artesanía. Pero el trabajo no acaba aquí, y hubo varios factores que influyeron en que este proyecto no llevase el rumbo esperado. «Cuando trabajas con el semillero no dudas de que estás dando los pasos correctos, pero ellos tampoco tienen una varita mágica y hay muchos factores que influyen», señala. «En mi caso, no ofrezco productos que sean de primera necesidad y la crisis se ha notado, ahora estoy planteándome cerrar el negocio o, al menos, variar su estructura y convertirlo en un negocio online, pero tenemos que aprender a posicionarnos en la red y darnos a conocer, debemos aprovechar las oportunidades que nos da un medio tan global y no repetir errores», concluye.

Casos de éxito

Algunos proyectos tienen más éxito que otros. En el caso de Eva Visca, puso en marcha un negocio de infusiones y té, llamado Evadeté. Visca estaba desempleada por cuestiones de conciliación familiar cuando decidió solicitar los servicios de asesoramiento del semillero. «Fue una idea que surgió de nuestras propias necesidades, veíamos que en La Felguera no había un sitio especializado donde comprar té de calidad, así que decidimos abrirlo nosotros». A partir de ahí, comenzaron a trabajar. «Lo primero era hacer un proyecto sólido, buscar un local, gestionar todo el papeleo, la infraestructura y ver si era viable. Valnalón es básico para desarrollar todos estos pasos de la forma correcta, te guían sobre las necesidades reales de cada persona y como explotar tu modelo de negocio», señala Visca. Por el perfil de negocio que es, las cosas les van bastante bien. Dice que «de las previsiones que habíamos hecho se ha cumplido todo, es algo que esta bastante de moda y nosotros trabajamos mucho en la fidelización de los clientes».

«Construir un proyecto sólido es fundamental, tienes que aprender mucho en poco tiempo»

«Construir un proyecto sólido es fundamental, tienes que aprender mucho en poco tiempo» eva visca - Tetería Evadeté

José Luis Escobar representa otro perfil diferente, el del emprendedor más tradicional. Puso en marcha, junto a su hermano Juan, un establecimiento de ferretería y servicios de reparaciones a domicilio. «Veníamos de dedicarnos al sector de la construcción durante muchos años y decidimos darle una vuelta al negocio y gestionar nuestra propia empresa», señala. Con 44 años, Escobar señala que el tema económico y todo el papeleo no eran cuestiones sencillas. «Ahí fue donde encontramos la gran utilidad del semillero de empresas, nos ayudaron a preparar un proyecto por escrito que luego presentamos a los bancos y los avalistas para poder proceder», indica. En su caso, han tenido el honor de estar entre los trece finalistas de la XVII Edición Premios Semillero de Proyectos Valnalón, que se resuelven el próximo 21 de junio. «Parece que hemos hecho bien nuestro trabajo», agradece Escobar.

«No hay que tener miedo a emprender. En el semillero te asesoran sobre lo que necesitas»

«No hay que tener miedo a emprender. En el semillero te asesoran sobre lo que necesitas» josé luis escobar - Ferretería Escobar

Otro de los proyectos finalistas, ejemplo de emprendimiento, es el de Jessica Francisco, una joven langreana de 33 años que, tras dedicarse varios años a trabajar como monitora deportiva, abrió un comercio de electromusculación. «En mi caso llegué a Valnalón sin tener idea de cómo montar una empresa, ellos me guiaron y me ayudaron a darle forma al proyecto. Es muy importante que se promocionen este tipo de servicios, hay muchos casos de innovación y emprendimiento que no salen a la luz por desconocimiento y trabas administrativas», comenta. En su caso, aún sigue vinculada a Valnalón, donde mantiene un desarrollo de su negocio que ahora plantea ampliar y diversificar. «Estoy pensando en añadir un estudio de tatuajes, es básico mantener una filosofía emprendedora y no acomodarte, cualquier sector da muchas vueltas y hay que adaptarse a los cambios», señala Francisco.

«Es básico mantener una filosofía emprendedora y no acomodarte, adaptarse al cambio»

«Es básico mantener una filosofía emprendedora y no acomodarte, adaptarse al cambio» jessica francisco - Centro Electro Spartan