Por una vega de Brañagallones verde

Parte de los voluntarios que colaboraron en la erradicación de la planta en Brañagallones. / FOTOS: J. C. ROMÁN
Parte de los voluntarios que colaboraron en la erradicación de la planta en Brañagallones. / FOTOS: J. C. ROMÁN

Los ejemplares de la planta invasora que han sido arrancados serán destruidos ahora en las instalaciones de Cogersa Unos sesenta voluntarios participaron en la cita para erradicar la flor de Santiago

MARTA VARELA BEZANES (CASO).

Jornada solidaria con la naturaleza en la vega de Brañagallones. La mañana amaneció con una densa niebla demasiado baja para ver los paisajes del concejo de Caso. Pero no por ello se suspendió la convocatoria. Más de 60 personas, voluntarios, subieron a primera hora de la mañana de ayer a Brañagallones para participar en la quedada organizada para erradicar la planta invasora conocida como flor de Santiago. Acudieron así a la llamada realizada por la Federación de Deportes de Montaña del Principado de Asturias (Fempa) y el Ayuntamiento de Caso para participar de forma altruista -en lo que los organizadores calificaron como una sextaferia- en esta experiencia piloto. Durante más de cuatro horas, retiraron a mano esta planta invasora, que cubría con un bello manto amarillo esta zona del Parque Natural de Redes.

Aunque la Jacobaea Erucifolia, el nombre científico que recibe este ejemplar, no es exclusiva de esta zona del Principado, en lugares cercanos a la comunidad de Castilla y León -desde donde se cree que se propagó la planta a nuestra región-, también se está haciendo visible. En este sentido, Juan Rionda, presidente de la Fempa explicó ayer, durante un descanso en las labores de retirada de la planta, que «se trata de un ejemplar que se puede ver ya en otras zonas, pero aquí en Redes es mucho más espesa y densa. Por eso, se ha decidido actuar aquí».

Ganaderos casinos y vecinos habituados a disfrutar de estos paisajes han reconocido que «otros años se veía algo esta planta, sobre todo, en algunas zonas pero el húmedo verano la ha hecho proliferar en exceso». Muchos han sido los casinos que impulsados por su alcalde, Miguel Ángel Fernández, acudieron a arrancar a mano la planta. El regidor agradeció a todos el esfuerzo. «El tiempo no nos acompañó pero vecinos y montañeros han respondido y se ha hecho una gran labor. Hemos podido devolver al monte su aspecto habitual».

El trabajo de los voluntarios fue «a buen ritmo» y eliminaron la flor de Santiago de una gran extensión de terreno. Siguiendo las instrucciones de los expertos, los voluntarios sacaban la planta con la raíz «para asegurar que no vuelva a crecer». explicaron. En algunos casos, tuvieron que emplearse a fondo porque el terreno no estaba todo lo blando que hubiesen deseado, a pesar de las últimas lluvias y de la incesante llovizna de ayer. Su esfuerzo se hizo más llevadero con una espicha que, tras el trabajo, reconfortó a los participantes a mediodía. Tuvo lugar en el refugio de Brañagallones, ubicado a escasos metros de la zona de trabajo.

En los próximos días, una empresa especializada, contratada por el Principado, analizará el trabajo desarrollado ayer y finalizará con la campaña de erradicación de la planta en los montes casinos. Es un ejemplar tóxico, aunque no daña a los animales, que no se acercan a ella por su fuerte olor. Las plantas arrancadas y metidas en bolsas de plásticos fueron recogidas por un tractor para su traslado a Cogersa. Ahora queda esperar si su retirada ha sido efectiva y el año próximo la flor de Santiago no regresa a la vega casina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos