El viento lleva parte de las cenizas de La Pereda a varios pueblos mierenses

Dos vecinos de Pumardongo señalan la zona donde se encuentra la escombrera de La Pereda. / J. C. ROMÁN
Dos vecinos de Pumardongo señalan la zona donde se encuentra la escombrera de La Pereda. / J. C. ROMÁN

Hunosa reconoce este hecho y asegura que ha reforzado el servicio de riego del depósito de Pumardongo para que no vuelva a suceder

M. VARELA MIERES.

El fuerte viento removió ayer las cenizas de la central térmica de La Pereda causando una gran alarma entre los vecinos. Como ya ocurrió en otras ocasiones, parte de esas cenizas se trasladaban a los pueblos de la zona norte de Mieres como Pumardongo, en el alto del Padrún y en la zona de Cardeo. Precisamente en Pumardongo se ubica la escombrera donde las cenizas son almacenadas. Hunosa, propietaria de la térmica, reconocía el suceso y explicaba que «se ha reforzado el servicio de riego y humectación del depósito de cenizas mediante un protocolo específico para los días de viento. Adicionalmente se están realizando pruebas con un producto sellante para añadir al agua de riego, similar al que se utiliza en el puerto de Gijón para las pilas de carbón».

También se está analizando «la posibilidad de colocar una pantalla vegetal próxima a la carretera», con el objetivo de minimizar tanto las posibles nubes de cenizas como el aspecto visual de la zona. Además, apuntan que si los vecinos lo consideran necesario, técnicos de la hullera acudirán a los pueblos a explicar lo sucedido con el viento en la jornada del miércoles.

En otro orden de cosas, desde la hullera se confirma que «nos encontramos en negociaciones con varias empresas de gestión de residuos autorizadas para la venta directa de las cenizas generadas en la CTLP, de tal manera que el volumen a depositar sería mucho menor». En los últimos veinte años esta térmica generó en torno a cinco toneladas de cenizas que han sido depositados mayoritariamente en la escombrera de Pumardongo. Se trata de una de las pocas escombreras que todavía mantiene la hullera.

Los vecinos alertaron ayer de una nube de cenizas en algunas zonas del norte del concejo cabecera del Caudal como consecuencia del fuerte viento que se registró durante el día de ayer. Si bien algunos decían que «ya estamos acostumbrados a que ocurran situaciones similares en cuanto se levanta un poco de viento», otros explican que no están dispuestos a «seguir ver volando las cenizas y llegar hasta prácticamente nuestras casas».

Temas

Mieres