Asturias Ganadera dice que el Principado paga solo el 20% de los daños del lobo

Asturias Ganadera dice que el Principado paga solo el 20% de los daños del lobo
Valladares, en el centro, alertó del aumento de los daños. / LORENZANA

El colectivo insta al Gobierno regional a dejar de asociar los términos picaresca y ganadero

S. G. A. GIJÓN.

«¿Cómo puede la Administración o alguien pensar que se puede hacer negocio con las ayudas?». Una pregunta lanzada por Lisardo García, ganadero de Teverga a quien los lobos le han matado 75 cabras en lo que va de año y que resume el sentir de Asturias Ganadera, colectivo que ayer contrapuso su versión, la de los afectados, a los estudios del Centro de Cooperación y Desarrollo Territorial (Cecodet) y la Universidad de Oviedo sobre los daños causados por los cánidos entre 1997 y 2016.

«El lobo está en franca expansión», lamentó el portavoz de Asturias Ganadera, Xuan Valladares, quien remarcó que los daños que causan sus ataques «han ido en aumento progresivo desde hace bastantes lustros». Además, criticó que el Principado solo ha pagado «el 20 por ciento de los daños reales ocasionados por el lobo a la cabaña ganadera». «Solo veinte de las 3.966 explotaciones que denunciaron daños entre 2010 y 2016 recibieron el 21,4% del importe pagado por el Principado en ese periodo. El Ejecutivo asturiano quiere evitar que pocos ganaderos se hagan con la mayoría de las ayudas, pero lo que debe evitar el Ejecutivo son dos cosas: que haya un 80% de los daños que queden sin cobrar y que haya fraude», remarcó. «Ha de perseguir delincuentes, donde los haya», incidió, al tiempo que recordó al Gobierno regional que la «constante asociación de los términos ganadero y picaresca fomenta una conciencia colectiva lejana a la realidad». Y esa realidad, mantuvo, es que los daños se pagan «tarde y mal en la mayoría de los casos» y que los daños no se producen porque los ganaderos incurran en malas prácticas. Así, instó al Principado a dejar de criminalizar al sector. «La Consejería de Medio Ambiente ha elaborado un borrador de un reglamento de daños que recoge que el ganadero afectado se pueda quedar sin cobrar nada, arrogándose la capacidad de decir quién maneja bien o mal a su ganado», lamentó Valladares.

«No sé cómo alguien puede hacer estafa si pagan una cuarta parte del valor real del animal y perdemos más tiempo en buscarlo de lo que vale el animal», agregó Lisardo García. Otro ganadero, este de Ponga, precisó que en lo que va de año ha perdido 51 animales y solo ha podido justificar y, por tanto, cobrar, once. «Si esto sigue así, nos quedan dos años de actividad», dijo.