El turismo no cumplió con el puente

Tres mujeres, en la estación de autobuses de Gijón, dan por finalizados sus días de descanso. / C. SANTOS
Tres mujeres, en la estación de autobuses de Gijón, dan por finalizados sus días de descanso. / C. SANTOS

Las casas rurales afirman que «desde hace 25 años no había unos resultados tan malos» Solo se salvaron el oriente y Gijón, con una ocupación hotelera de casi el 70%

M. MENÉNDEZ GIJÓN.

A partir de hoy se empezarán a conocer los resultados obtenidos por el sector turístico asturiano durante el puente de la Constitución, pero todo hace pensar que no serán nada buenos. La patronal Otea ya había advertido de que este puente se había convertido, prácticamente, en un fin de semana normal de diciembre y dudaba de que la ocupación fuera superior al 60%.

Y parece que ha acertado, al menos en la mayor parte de Asturias. En cuanto a las principales ciudades, según los empresarios en Avilés se consiguió una ocupación del 50%, mientras que en Oviedo se llegó al 60% y en Gijón rondó el 70%. En el resto de la región, el centro y el occidente se situaron entre el 45% y el 50%, mientras que en oriente se habría superado el 65%. La disparidad de los datos se debe a que en algunas zonas aumentaron las reservas de última hora.

Son índices de ocupación muy diferentes, lo que indica que no todas las zonas del Principado tienen el mismo atractivo, al menos en estas fechas. José Antonio Sánchez es el presidente de la Asociación de Empresarios de la Comarca de los Picos de Europa (Incatur) y dijo que en la zona oriental «salvamos un poco los muebles». «El tirón que tienen los Lagos y Covadonga hizo que vinieran bastantes visitantes el viernes y el sábado». No fueron solo turistas asturianos, sino que en la comarca se notaron muchos grupos y parejas de jóvenes «de las comunidades cercanas. Cuando hay buen tiempo, mucha gente del País Vasco se anima a venir, ya que está cerca y hay buenas comunicaciones».

Sánchez indicó que «hay muchos hoteles que esta época están cerrados, pero la ocupación ha sido bastante buena para los tiempos en los que estamos, sobre el 65%. Pero hay que tener en cuenta que venimos de un puente de Todos los Santos muy bueno».

El presidente de la federación que aglutina a las casas rurales (Fastur), Adriano Berdasco, tiene una opinión completamente diferente. «El puente fue muy bajo. Desde hace 25 años que no había unos resultados tan malos, porque otros años, aunque estuviera nevado, la gente venía».

Berdasco critica que en Asturias se quiera 'vender' un turismo de buen tiempo, cuando, según las encuestas, los visitantes «vienen buscando la gastronomía, la niebla y la lluvia. ¿Quién de Valencia, Sevilla o Madrid va a venir buscando el sol? No hay que vender la playa, sino la costa asturiana», explica. Lo cierto es que estos profesionales no saben, en realidad, por qué los resultados de este puente han sido tan bajos. «¿Qué falló? No lo sé. Parece que Madrid está desbordado de gente. Igual buscan ahora más cuestiones culturales. Es difícil de saber», reflexiona Berdasco. Lo que sí tiene claro que «es el primer puente de la Constitución en 25 años tan desastroso».

Otro punto que resalta el presidente de Fastur es que actualmente no hay tanta unión entre los empresarios como hace años. «Ahora cada uno va por su lado», indica. También llama la atención sobre el protagonismo que está tomando la patronal Otea. «En nuestra federación damos los mismos servicios que en Otea, porque lo hacemos a través de la Fade. Pero nosotros nos conocemos todos y a la gente de Otea no la conoce nadie por lo que deben de pensar que son más importantes. Deberíamos estar unidos, porque si la situación va mal, irá mal para todo el mundo», apunta el presidente de los establecimientos de turismo rural.