Denuncian «mensajes de odio» contra el fallecido vertidos en redes sociales

Mensajes de odio. Estos son algunos de los comentarios en los que diversos usuarios se mofan de la muerte del concejal llanisco. / E. C.
Mensajes de odio. Estos son algunos de los comentarios en los que diversos usuarios se mofan de la muerte del concejal llanisco. / E. C.

Varios usuarios se mofaron de la muerte de Ardines desde perfiles anónimos. Algunos cerraron las cuentas tras ser criticados por amigos de la víctima

L. RAMOS / G. POMARADA LLANES.

«¡Gracias, Dios! Un comunista menos en la tierra. Al infierno vaya ese ser». Es solo uno de los mensajes vertidos durante los últimos días en las redes sociales desde varios perfiles, la gran mayoría anónimos, desde que se conociese el fallecimiento del único concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Llanes, Javier Ardines. Ni la brutalidad del ataque que provocó la muerte, a golpes, del edil llanisco frenó unas manifestaciones de burla y alegría que de forma inmediata fueron denunciadas públicamente por conocidos y compañeros de la víctima de un crimen que todavía se está investigando.

A las palabras anteriormente citadas se unían las de otro usuario que decía «el comunista ha dejado de vivir del capitalismo y ahora va a descubrir que Dios existe», así como las de otro más: «¿Soy el único al que le apetece hacer chistes como los que hacen con Carrero?», se preguntaba. Desde otro perfil diferente, e igualmente anónimo, otra persona manifestaba que con lo sucedido a primera hora de la mañana del jueves, cuando fue hallado el cadáver de Javier Ardines tendido sobre el asfalto en un camino de la localidad de Belmonte de Pría, iba a «guardar el mismo silencio que guardan ellos con los que son víctimas del terrorismo, de inmigrantes, de los proetarras o de los grupos armados separatistas». Este mismo usuario dejaba entrever su intención de celebrar la muerte del concejal llanisco.

«Y ahora me voy al súper, que le tengo echado el ojo a una botella de champagne hace tiempo», aseveró. El propietario de otra cuenta, también anónima, era mucho más breve pero igualmente ofensivo: «Uno menos», se limitó a decir.

Ante estos y otros «mensajes de odio» fueron muchos los usuarios de redes sociales, algunos conocidos y compañeros de partido de Javier Ardines, los que criticaron duramente la actitud de los autores de semejantes palabras y mencionaron a la cuenta que tiene abierta la Policía Nacional para llamar su atención acerca de lo que estaba sucediendo y exigir que se tomasen medidas para poner fin a esta situación.

La presión sobre estas personas que se mofaron del asesinato de Ardines surtió efecto en algunos de los casos, pues los autores de parte de los mensajes los borraron horas después de publicarlos y otros decidieron cerrar directamente su cuenta en la red social.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos