«La depresión será en 2020 la primera causa de incapacidad laboral»

El psiquiatra Julio Bobes, durante su ponencia en Oviedo. /  ÁLEX PIÑA
El psiquiatra Julio Bobes, durante su ponencia en Oviedo. / ÁLEX PIÑA

Julio Bobes reconoce que «el estigma aún existe, pero ahora el problema ya no se esconde». Cada vez se diagnostican más casos y antes

L. MAYORDOMO OVIEDO.

Depresiones y trastornos de ansiedad son los problemas más prevalentes en las consultas de salud mental del Principado y del resto de Asturias. También son las que conllevan un mayor coste económico. Tanto directos, desde el punto de vista sanitario, como indirectos (los laborales). Porque se estima que en torno al 12% de los casos diagnosticados de depresión grave acabarán en una incapacitación laboral permanente de quienes la padecen. La magnitud del problema es tal que se prevé que en el horizonte de 2020, es decir, dentro de apenas dos años, la depresión se convertirá en «la primera causa de incapacidad laboral». Así lo puso de manifiesto ayer el psiquiatra Julio Bobes en la conferencia que ofreció en Oviedo con motivo del Día Mundial de la Salud Mental, que la asociación Afesa, que aglutina a cerca de mil socios entre familiares y enfermos, conmemorará hoy en Cangas del Narcea con diversas ponencias y mesas redondas.

Bobes se centró ayer en trazar un retrato pormenorizado de lo que supone esta enfermedad, cuántos tipos existen, por qué se manifiesta y cómo puede uno tratar de mantenerla a raya. Se estima que el 5,2% de la población sufre depresión a lo largo del año. Unos 2,4 millones de españoles. Y ahí, Asturias se sitúa en la media nacional. «Pongo un ejemplo, la mitad de los pacientes que veo en consulta al cabo del día presentan un cuadro depresivo», explicó Bobes a EL COMERCIO antes de la conferencia. En 2030, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión será el primer problema de salud en el mundo.

Más en mujeres

Es en torno a los cuarenta años cuando suele presentarse. Y, a partir de ahí, la enfermedad, más habitual en mujeres que en hombres, «comienza a agravarse y cronificarse», expuso el también jefe de Salud Mental del Área Sanitaria IV de Oviedo y catedrático de la Universidad de Oviedo.

Es un hecho que cada vez se diagnostican más casos y antes. En parte, explicó Bobes, «por las circunstancias sociales por las que estamos atravesando», pero también porque el nivel de conocimiento de la enfermedad entre la población es ahora mucho mayor. En lo que a la depresión se refiere «el estigma que había hace años sigue existiendo, pero se ha reducido bastante y ahora no se esconde el problema». Lo importante, subrayó es actuar en la prevención. Identificar y detectar antes los posibles casos de forma que su seguimiento permita una intervención más rápida y certera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos